EP 1: Middle school teacher to 6-figure freelancer (My story part 1)

English Transcript

Transcripción en Español

Please note: The transcripts are created automatically from the podcast and there may be errors in them. We hope that’s not too distracting and you still get value out of the episode. Thank you for reading. 🙏🏻

Introduction

I moved here from Ecuador. Before Ecuador. I lived in Peru. Before Peru, I lived in Columbia, and this is. Mind-blowingly different from how my life used to be. Welcome to the Live Work Travel podcast. I’m your host, Mashon Thomas, a former middle school teacher who quit at 30 to become a six-figure freelancer and digital nomad instead.

You’re in the right place. If you’re ready to learn how freelancing can help you to work from anywhere, make great money and live a life that you design. I’m sharing everything I’ve learned to get to where I am today in order to support you on your journey because this lifestyle is simply too good not to share.

Episode 1

So my life today, I am recording this in a studio apartment in Buenos Aires, Argentina, and I am here for a few more weeks. I’ve been here in Argentina for almost three months in total. I moved here from Ecuador. Before Ecuador, I lived in Peru. Before Peru, I lived in Columbia. And this is mind-blowingly different from how my life used to be. Today, I work with clients from all over. I am doing work that I love and helping them to grow their businesses, to scale their teams, and I have so much more control over who I work with, how much money I make over these projects, and consulting that I do with clients. And I have control over when I work.

So there’s so much flexibility in my schedule. I am a person who changes from day to day. I don’t know what my energy is gonna be like nor my mood. And so to me, it’s wonderful to be able to wake up and decide, you know, is this a good day to work and get a bunch of work done? And some days when I wake up, that is not the case at all. I’m able to push work off to the side and go out and enjoy the day and come back to it when I have more focus, I have more energy when I’m ready to work well.

Just taking control of my life with freelancing has been an absolute dream come true, and what has blown my mind is the freedom that this lifestyle gives me to be myself and to work the way that I wanna work and travel the world while I do it. So… getting here though, how did I get here? You know, I meet people, amazing people everywhere I go. I was at a language meetup last week and just met so many wonderful people that are just like, how do you do this?

How do you do this life? And that’s the thing that I get constantly. And the reason that I’m here recording this today, even though this is pure hell for me, to actually sit here and record, I hear myself talking so much. Oh. But anyway. How did I get here? It was not by any means a straight journey here, so I’ll back up. I went to school at the University of Toledo. I grew up in Columbus, Ohio. Went to the University of Toledo and got a degree in marketing. I don’t particularly enjoy marketing, but you know, I grew up one of seven kids and my dad wanted all of us to go to college and I didn’t know what I wanted to do at 18.

Very common story. Who knows how you wanna spend the rest of your life at 18? So my dad said, just get the degree in business because you can do whatever you want with that down the road. And I remember like just kind of scanning the list of business degrees and I settled on marketing cuz it sounded easy.

You know, you’re 18 years old, you just want what’s easy in life. Kind of. So I studied marketing. I have never really done anything with it. But after graduating, and getting out into the nine-to-five, I quickly realized like, oh my gosh, this is awful. Like, I just don’t fit into this. I’m 22 years old, I’ve graduated, I’m working as a marketing assistant and going, is this it?

Like, this is my life every day for the rest of my life, showing up nine to five. This is brutal. And I ended up through a number of circumstances, moving to Florida and becoming a middle school teacher. I should note right here that nothing about my jobs, my job history is normal. I bounced around to different stuff.

I tried different things and in everything I’ve done in my life, I have been self-taught. Like I’ve just jumped in and figured it out as I went, and that just fits so much more with my learning style than university or school ever did. I got good grades. It was pretty easy for me to get good grades, but I just never retain the information very well. That way I’m very much self-taught. Like I want something, I go after it and I’ll figure it out on the way there. So during my transition into teaching, I was dating someone at the time who was a teacher, and that lifestyle just looked better to me than the nine-to-five job

I was like, okay, every day is different. You’ve got some, you know, challenge with, you know, different. You’re teaching various curriculum. There’s a lot of change in it, and that appealed to me. I’m also the summers off, to be honest, and I switched to teaching. At that time, Florida had a teacher shortage, so they would take anyone with a four-year degree.

You had to take this multiple-choice test. I mean, I know this sounds terrible, but this is how Florida was working at the time. I don’t know if that’s still the case. I took a multiple-choice test, shadowed a couple of other teachers for like three days, and then I had my own classroom. That sounds awful. I know when people stare at me and shout and go, what? What? That’s how you became a teacher. It doesn’t sound great. Luckily, I love teaching. I threw myself into it. I really enjoyed it. I also should mention I was homeschooled growing up, so I only went to high school for two years and then I went on to college, so I’d never had the elementary experience, the middle school experience and that’s probably why I maybe took to teaching so well. I just really enjoyed kind of getting to know this entire world that I’d never been a part of. And I enjoyed the challenge every day being different, every day I was teaching a new lesson, we were going over something different.

You know, kids show up day to day, very different. They’re going through all their own things. There was a lot of stimulation, a lot of things to keep me busy, to keep my brain busy, to keep me challenged. So I taught for seven years. in middle school, in Collier County, Florida. I changed, I noticed that one thing I know about myself is that I get bored very easily, which does not translate well to a corporate job, maybe doing the same thing for a long amount of time.

So I did change with teaching. I would teach one grade for a year or two, and then I would change to another grade. I would change different subjects. You know, I’d be like, I’ve been teaching reading for a couple of years, I’d like to try math. But after seven years it was clear that this was not how I wanted to spend the rest of my life.

If you know anyone in education, if you’re in education yourself, a lot of times the most wonderful part of teaching is being in the classroom with kids teaching, watching them learn. That is so exciting. But you know, for teachers, there’s this whole world outside the classroom that just can really grind you down.

All of the changes at the county level, the state level testing, it’s really. A lot and I didn’t wanna do it anymore. I didn’t wanna do it anymore. And it was funny cause I’d talked to people and they would say, you know, but you’re already seven years in. And I remember just going like 23 more years. That sounds like a death sentence.

There’s no way I’m going to last in an environment that I’m not enjoying for only 23 more years. And I thought to myself I don’t wanna wait for the things that I want to do until I’m retired. So at the age of 30, I left teaching and it wasn’t just teaching. I blew up my whole life, you could say. I, at that age, right around 30, was just taking a look at everything and going, I don’t know that I want to do this every day for the rest of my life. Very much kind of a groundhog, groundhog day kind of effect. It was just looking at, you know, waking up, my commute, going to work, coming home, weekends with friends, doing it all over again. It was all very gray. I was not excited about doing that for the rest of my life, so it was very tough to make these decisions to walk away.

I had a career, I’d been in teaching for seven years. I had a long-term boyfriend. We’d been together for eight years. We had a house together. We had dogs together, we had cats. We had this whole world built. And I walked away from it all. I walked away from it all. I realized that it was not the track that I wanted to be on for the rest of my life.

And as I travel and meet so many people from around the world, it’s fascinating to me how this pattern repeats in so many people’s lives. I can’t tell you how many people have said the same to me. Sometimes it’s a little earlier, maybe around 28, sometimes it’s a little later, but around the turning 30, for a lot of people, there’s a reevaluation of what they’re doing with their life and whether it’s what they wanna continue doing for years.

Personally, for me, as I look back, I go, I got off track with what I wanted and I started drifting in life, which is very easy to do when you’re younger because in my case, I was following the example of everyone I knew and growing up in the Midwest, I grew up in Columbus, Ohio. There’s a lot of value placed on the standard path.

Go to college, get a good job, date somebody, get married, have some kids, get a house and a car somewhere in there, and just ride it out. Then you retire. Then you maybe see the world a little bit. Maybe you just see a few states over a little bit, and then you die. So without kind of ever noticing that that pattern existed, because I think it’s really hard to notice a pattern while you’re in it.

It takes sort of getting out and maybe seeing things a little bit differently, meeting people with other worldviews to shake things up a little bit. So I didn’t notice it while I was in it, but a few things happened. So backing up to when I was in university at 21, I had the opportunity to study abroad. I went to Spain the first semester and I’d always loved traveling.

This was just the absolute culmination of so many dreams. Getting to go to Spain, getting to experience a small-town girl from Ohio goes to Spain because you see these mind-blowing things, these castles and the way people lived over there. I remember friends, we would walk along the boardwalk at the end of the day and we were like speed walking and everyone else was just kind of meandering along.

And we just realized like, wow, as Americans we’re so fast, we’re doing everything so fast, we’re just kind of gotta be here, gotta be there to see that people live a different way. To see that people went home for a siesta. To see that people completely, everything shut down for like the whole week around Easter.

It was wonderful to be able to see and expand my mind. The thing is, I came back from that experience and went back to Ohio, finished up my last year of university and I didn’t really know anybody else who thought differently, who saw the world differently, except my roommates that had gone with me.

But it’s hard. You come back into a system where you’re odd for maybe having been out in the world and seen these things. And I do remember my friends that went with me. We changed a lot that last year. It was my senior year, and one of my other friends had two more years left.

But we dropped out of organizations that we were in before we stopped going to certain things. We looked to make new friends. You can’t have this experience that widens your mind and then completely come back to, oh, that never happens… We didn’t struggle a bit to acclimate. But after that, I didn’t really do anything with that.

The further in the background that Spain got, the harder it was to remember that kind of stuff. And the harder it was to be different, it was just, it kind of got sucked back into doing what everybody else is doing. Because you know, you get towards graduation and you go to career fairs and people are asking you, what are you doing with your life?

And you just kind of go along with the herd into a life that you didn’t maybe actually want. So I did that. So I had that travel experience at 21, and then I didn’t travel very much for the next nine years or so. I would travel back to visit my family from Florida. I would travel on cruises because living right there with Miami so close by, there were lots of great cruise deals.

So it would be just these little tastes of travel. Just going on a cruise, popping into a place for a couple of hours, getting back on the cruise ship, and going somewhere else, and it was okay. It was enough to keep me sort of like, oh, but I still travel. But deep down I knew. This wasn’t it. You know, I was like, this is not the travel that I want to do.

I miss Spain. I miss going somewhere and living somewhere and getting to feel different while I’m inside another culture and just learning from other people. And my partner and I had talked about potentially traveling someday. We were both teachers. We thought maybe we could take a year off and teach English abroad.

There are still these ways to travel, but the longer we were in our careers, the harder it became to think about doing that. We had dogs and we had the house, and we had careers that wouldn’t necessarily wait for us while we went off and did a year abroad. And it was definitely more my thing than his.

And when we had an honest conversation about that it was just I wanted to travel still and he didn’t, and I recognized that I had changed in the relationship. You know, something I had not prioritized: travel. As I got older it was becoming more and more and more important to me. I had to make that decision to wait, am I actually gonna do this?

And if so, I have to accept the consequences, which are that like, Hey, I’m gonna have to change this career that I’ve spent so much time in. I’m gonna have to change where I live. I’m going to have to give up my house, my partner, and a lot of the things I had built, but it was 100% the right decision for me. And it came about cuz before I split with my partner before I left my job, I decided to take a solo trip. Now I had not solo traveled in years and I went to the Dominican Republic for my spring break as a teacher. I’m 30 years old, I’m a teacher on spring break in the Dominican Republic.

But I thought to myself, I have built quite a life here. What if I’ve just romanticized in my head, oh, it would be so great to travel. It would be amazing. Like, what if I hate it, you know? am I gonna give up this great life that I have without even testing that? So I went to the Dominican Republic on spring break and it was wild.

I was so rusty. I’m dusting off my passport. I got to the Dominican Republic, I booked this hostel, and I mean I’m 30 years old. I haven’t been in a hostel for years. I go to this hostel, and I’ll never forget this 18-ish Australian dude pops down next to me on the couch, like, hey, what’s up, where are you from?

And I’m just like, I’m from Florida, he’s like, so, hey, you’re here on Spring break. I’m just thinking, oh my God, I am so old. I’m 30 years old. Yes, I’m on spring break, but I’m like a grownup, A teacher on spring break. He’s still in university. This is so weird. Get me out of here.

I’m too old. This is insane, you know? Because I talked to the other people around as well in the hostile common room living area. They were all like 18 to 21. And I was just thinking, okay Mashon, you’ve made a mistake. Good for you. You tried this, this is ridiculous. Go back to your life. Go back to your career. This is crazy. This is not the life for you. You need to go. You need to go running home immediately. 

And I was thinking to myself, why did I book a week here? I should have just come for three days. This is insane. And this is a pattern that has carried with me throughout my whole life. Like, everything that I do scares me.

And it’s so funny cuz I meet people and I think from the things that they say to me, I can tell that they think that I am invincible and super confident and just out there killing it. And I will confess openly. I am not. I am a giant scaredy cat. I just get myself through the first couple of days and then it all kind of smooths out, and that’s what happened.

I lay there that first night thinking maybe I could change my flight, but at the time, you know, I was a teacher and I didn’t have any money, so it would’ve cost too much to change the flight. I was like, all right, I’ll just stick it out. And I wandered around Santo Domingo the next day, and then the next day, and then the next day and it got easier.

And by like three days in, I was in love with it and I was just like, man, this sucks, but like, I know that this is happening. I have to change my life. I need to split up with my partner. I need to change my career. And it was intense, but it was just lots of walking and thinking those first few days.

And then I took a bus trip up to the north of the Dominican Republic and ran into two girls that I had met at the hostel before, and it was just like one of those serendipitous, they were like, oh hey, yeah, we know you. Come hang out with us. I hung out with them and it just reminded me how much I love that about travel.

You run into people, you make friendships so easily, and you connect in such a great way. Even the guys at the restaurant who just like the waiters who would see me come in because like one of the things that I do when I’m terrified is: look for normalcy. So instead of trying all the different restaurants, I will go back to the same place because I know how it is there.

And so I ate at the same restaurant for like three days in a row and the waiters are nice and they talk a little bit, and chat with me, and I was feeling alive again in a way that I hadn’t felt alive for a very, very long time. And one night I splurged, I was like, I am a grownup. I do have a credit card.

And I splurged on this really nice hotel. The very last night of the trip, I’d been staying in a hostel the whole way up until then. And just this hotel was gorgeous. It was cheap because it was the off-season, but it had multiple pools and just these incredible views out over the ocean. And I remember getting up the next morning having breakfast, being in the pool, looking out, and going, this is it. This is a big moment, like, I don’t know how, but I’m going to change my life. I want to be able to do this. I want to be able to work from a place like this. I want to be able to afford a place like this. I want to be able to pick up and go across the country if I want, and find another place like this and go from there.

Like, I don’t know how I’m gonna do it, you know, at this point I have a partner back home. I have three dogs and a cat. I have a house. I have a car. I have a career. I have friends. I have all of these things that I’m gonna have to give up and change in order to get where I want to be. I mean, it was absolutely terrifying, but it was concrete.

I knew that that was what I had to do.

That’s all for episode one. In the interest of keeping this relatively short, I am saving the rest for another episode, which conveniently, is already out now as well. Thank you so much for beginning this journey with me and I do hope to see you in the next episode. You can get in touch with me via email at hello@liveworktravel.com or just come by Instagram and say hi at liveworktravelig. Talk soon.

 


Introducción

Me mudé aquí desde Ecuador. Antes de Ecuador. Viví en Perú. Antes de Perú, viví en Colombia, y esto es. Alucinantemente diferente de cómo solía ser mi vida. Bienvenido al podcast Live Work Travel. Soy su anfitrión, Mashon Thomas, un ex maestro de escuela secundaria que renunció a los 30 para convertirse en un nómada digital y autónomo de seis cifras.

Estás en el lugar correcto. Si está listo para aprender cómo el trabajo independiente puede ayudarlo a trabajar desde cualquier lugar, ganar mucho dinero y vivir la vida que usted diseña. Estoy compartiendo todo lo que he aprendido para llegar a donde estoy hoy para apoyarte en tu viaje porque este estilo de vida es simplemente demasiado bueno para no compartirlo.

Episodio 1

Así que mi vida hoy, estoy grabando esto en un estudio en Buenos Aires, Argentina, y estoy aquí por unas semanas más. He estado aquí en Argentina durante casi tres meses en total. Me mudé aquí desde Ecuador. Antes de Ecuador, viví en Perú. Antes de Perú, viví en Colombia. Y esto es alucinantemente diferente de cómo solía ser mi vida. Hoy, trabajo con clientes de todas partes. Hago un trabajo que amo y los ayudo a hacer crecer sus negocios, a escalar sus equipos, y tengo mucho más control sobre con quién trabajo, cuánto dinero gano con estos proyectos y la consultoría que hago con los clientes. Y tengo control sobre cuándo trabajo.

Así que hay mucha flexibilidad en mi horario. Soy una persona que cambia día a día. No sé cómo será mi energía ni mi estado de ánimo. Entonces, para mí, es maravilloso poder despertar y decidir, ya sabes, ¿es este un buen día para trabajar y hacer un montón de trabajo? Y algunos días cuando me despierto, ese no es el caso en absoluto. Puedo dejar el trabajo a un lado y salir y disfrutar el día y volver a él cuando estoy más concentrado, tengo más energía cuando estoy listo para trabajar bien.

Simplemente tomar el control de mi vida con el trabajo independiente ha sido un sueño absoluto hecho realidad, y lo que me ha dejado boquiabierto es la libertad que me da este estilo de vida para ser yo mismo y trabajar de la forma en que quiero trabajar y viajar por el mundo mientras lo hago. . Así que… llegar aquí, sin embargo, ¿cómo llegué aquí? Ya sabes, conozco gente, gente increíble donde quiera que vaya. Estuve en una reunión de idiomas la semana pasada y acabo de conocer a tantas personas maravillosas que me preguntan, ¿cómo se hace esto?

¿Cómo llevas esta vida? Y eso es lo que me pasa constantemente. Y la razón por la que estoy aquí grabando esto hoy, a pesar de que es un infierno para mí, sentarme aquí y grabar, me escucho hablando mucho. Oh. Pero de todos modos. ¿Como llegué aqui? De ninguna manera fue un viaje directo hasta aquí, así que retrocederé. Fui a la escuela en la Universidad de Toledo. Crecí en Columbus, Ohio. Fue a la Universidad de Toledo y se licenció en marketing. No disfruto particularmente del marketing, pero ya sabes, crecí como uno de siete hijos y mi papá quería que todos fuéramos a la universidad y yo no sabía qué quería hacer a los 18.

Historia muy común. ¿Quién sabe cómo quieres pasar el resto de tu vida a los 18? Así que mi papá dijo, obtén un título en negocios porque puedes hacer lo que quieras con eso en el futuro. Y recuerdo que simplemente estudié la lista de títulos en negocios y me decidí por marketing porque sonaba fácil.

Sabes, tienes 18 años, solo quieres lo fácil de la vida. Tipo de. Así que estudié marketing. Realmente nunca he hecho nada con eso. Pero después de graduarme y entrar en el horario de nueve a cinco, rápidamente me di cuenta de que, Dios mío, esto es horrible. Como, simplemente no encajo en esto. Tengo 22 años, me gradué, estoy trabajando como asistente de marketing y voy, ¿esto es todo?

Como, esta es mi vida todos los días por el resto de mi vida, apareciendo de nueve a cinco. Esto es brutal. Y terminé atravesando una serie de circunstancias, mudándome a Florida y convirtiéndome en maestra de secundaria. Debo señalar aquí que nada sobre mis trabajos, mi historial laboral es normal. Salté a diferentes cosas.

Probé diferentes cosas y en todo lo que he hecho en mi vida, he sido autodidacta. Me acabo de meter y lo descubrí sobre la marcha, y eso encaja mucho más con mi estilo de aprendizaje que la universidad o la escuela. Saqué buenas notas. Fue bastante fácil para mí obtener buenas calificaciones, pero nunca retengo muy bien la información. Así soy muy autodidacta. Como si quisiera algo, lo busco y lo resolveré en el camino. Entonces, durante mi transición a la enseñanza, estaba saliendo con alguien que en ese momento era maestro, y ese estilo de vida me parecía mejor que el trabajo de nueve a cinco.

Yo estaba como, está bien, cada día es diferente. Tienes algunos, ya sabes, desafíos con, ya sabes, diferentes. Estás enseñando varios planes de estudio. Hay muchos cambios en él, y eso me atrajo. También tengo vacaciones de verano, para ser honesto, y me cambié a la enseñanza. En ese momento, Florida tenía escasez de maestros, por lo que aceptarían a cualquiera con un título de cuatro años.

Tenías que tomar esta prueba de opción múltiple. Quiero decir, sé que esto suena terrible, pero así es como funcionaba Florida en ese momento. No sé si sigue siendo así. Tomé una prueba de opción múltiple, seguí a un par de otros maestros durante unos tres días y luego tuve mi propio salón de clases. Eso suena mal. Sé cuando la gente me mira y grita y dice, ¿qué? ¿Qué? Así fue como te convertiste en maestro. No suena genial. Por suerte, me encanta enseñar. Me lancé a ello. Realmente lo disfrute. También debo mencionar que fui educado en casa mientras crecía, así que solo fui a la escuela secundaria durante dos años y luego fui a la universidad, por lo que nunca tuve la experiencia de la escuela primaria, la experiencia de la escuela intermedia y probablemente por eso me decidí por enseñando tan bien. Simplemente disfruté mucho de conocer todo este mundo del que nunca había sido parte. Y disfruté el desafío cada día siendo diferente, cada día estaba enseñando una nueva lección, estábamos repasando algo diferente.

Ya sabes, los niños aparecen día a día, muy diferentes. Están pasando por todas sus propias cosas. Hubo mucha estimulación, muchas cosas para mantenerme ocupado, para mantener mi cerebro ocupado, para mantenerme desafiado. Así que enseñé durante siete años. en la escuela secundaria, en el condado de Collier, Florida. Cambié, noté que una cosa que sé sobre mí mismo es que me aburro muy fácilmente, lo que no se traduce bien en un trabajo corporativo, tal vez haciendo lo mismo por mucho tiempo.

Así que cambié con la enseñanza. Enseñaría un grado durante un año o dos, y luego cambiaría a otro grado. Cambiaría diferentes temas. Sabes, diría, he estado enseñando lectura durante un par de años, me gustaría probar matemáticas. Pero después de siete años estaba claro que no era así como quería pasar el resto de mi vida.

Si conoce a alguien en educación, si usted mismo está en educación, muchas veces la parte más maravillosa de enseñar es estar en el salón de clases con niños enseñando, viéndolos aprender. Eso es muy emocionante. Pero ya sabes, para los maestros, existe todo este mundo fuera del salón de clases que realmente puede abrumarlos.

Todos los cambios a nivel del condado, las pruebas a nivel estatal, es realmente. Mucho y no quería hacerlo más. No quería hacerlo más. Y fue divertido porque había hablado con la gente y me decían, ya sabes, pero ya llevas siete años. Y recuerdo haber pasado como 23 años más. Eso suena como una sentencia de muerte.

De ninguna manera voy a durar en un ambiente que no voy a disfrutar por solo 23 años más. Y pensé para mis adentros que no quiero esperar por las cosas que quiero hacer hasta que me jubile. Entonces, a los 30 años, dejé la docencia y no era solo docencia. Exploté toda mi vida, se podría decir. Yo, a esa edad, alrededor de los 30, estaba echando un vistazo a todo y pensando, no sé si quiero hacer esto todos los días por el resto de mi vida. Muy parecido a un tipo de marmota, tipo de efecto del día de la marmota. Solo estaba mirando, ya sabes, despertarme en mi viaje, ir al trabajo, volver a casa, fines de semana con amigos, hacerlo todo de nuevo. Era todo muy gris. No me entusiasmó hacer eso por el resto de mi vida, por lo que fue muy difícil tomar estas decisiones para alejarme.

Tenía una carrera, había estado en la enseñanza durante siete años. Tuve un novio a largo plazo. Habíamos estado juntos durante ocho años. Teníamos una casa juntos. Teníamos perros juntos, teníamos gatos. Teníamos todo este mundo construido. Y me alejé de todo. Me alejé de todo. Me di cuenta de que no era el camino en el que quería estar el resto de mi vida.

Y mientras viajo y conozco a tanta gente de todo el mundo, me resulta fascinante cómo este patrón se repite en la vida de tantas personas. No puedo decirte cuántas personas me han dicho lo mismo. A veces es un poco antes, tal vez alrededor de los 28, a veces es un poco más tarde, pero alrededor de los 30, para muchas personas hay una reevaluación de lo que están haciendo con su vida y si es lo que quieren seguir haciendo durante años. .

Personalmente, para mí, cuando miro hacia atrás, voy, me desvié de lo que quería y comencé a derrapar en la vida, lo cual es muy fácil cuando eres más joven porque en mi caso, estaba siguiendo el ejemplo de todos los que conocí y crecí en el Medio Oeste, crecí en Columbus, Ohio. Hay mucho valor colocado en la ruta estándar.

Vaya a la universidad, consiga un buen trabajo, salga con alguien, cásese, tenga hijos, consiga una casa y un coche en algún lugar, y simplemente aguante. Entonces te retiras. Entonces tal vez veas el mundo un poco. Tal vez solo ves algunos estados durante un tiempo y luego mueres. Entonces, sin darme cuenta de que ese patrón existía, porque creo que es muy difícil notar un patrón mientras estás en él.

Se necesita salir y tal vez ver las cosas un poco diferente, conocer gente con otras visiones del mundo para cambiar un poco las cosas. Así que no me di cuenta mientras estaba en él, pero sucedieron algunas cosas. Entonces, cuando estaba en la universidad a los 21 años, tuve la oportunidad de estudiar en el extranjero. Fui a España el primer semestre y siempre me ha encantado viajar.

Esto fue solo la culminación absoluta de tantos sueños. Llegar a España, conocer a una chica de un pequeño pueblo de Ohio va a España porque ves estas cosas alucinantes, estos castillos y la forma en que vivía la gente allí. Recuerdo amigos, caminábamos por el paseo marítimo al final del día y éramos como caminar rápido y todos los demás simplemente deambulaban.

Y nos dimos cuenta, wow, como estadounidenses somos tan rápidos, estamos haciendo todo tan rápido, tenemos que estar aquí, tenemos que estar allí para ver que la gente vive de una manera diferente. Ver que la gente se iba a casa a dormir la siesta. Ver a esa gente completamente, todo cerrado durante toda la semana alrededor de Pascua.

Fue maravilloso poder ver y expandir mi mente. El caso es que volví de esa experiencia y volví a Ohio, terminé mi último año de universidad y realmente no conocía a nadie más que pensara diferente, que viera el mundo diferente, excepto mis compañeros de cuarto que se habían ido conmigo. .

Pero es difícil. Regresas a un sistema en el que eres extraño por haber estado en el mundo y haber visto estas cosas. Y recuerdo a mis amigos que fueron conmigo. Cambiamos mucho eso el año pasado. Era mi último año y a uno de mis otros amigos le quedaban dos años más.

Pero abandonamos las organizaciones en las que estábamos antes de dejar de ir a ciertas cosas. Buscamos hacer nuevos amigos. No puedes tener esta experiencia que amplía tu mente y luego volver por completo a, oh, eso nunca sucede… No nos costó un poco aclimatarnos. Pero después de eso, realmente no hice nada con eso.

Cuanto más en segundo plano estaba España, más difícil era recordar ese tipo de cosas. Y cuanto más difícil era ser diferente, era simplemente que se volvía a absorber para hacer lo que todos los demás están haciendo. Porque sabes, te acercas a la graduación y vas a ferias de empleo y la gente te pregunta, ¿qué estás haciendo con tu vida?

Y simplemente vas con la manada hacia una vida que tal vez en realidad no querías. Así que hice eso. Así que tuve esa experiencia de viaje a los 21 años, y luego no viajé mucho durante los siguientes nueve años más o menos. Volvería a visitar a mi familia desde Florida. Viajaría en cruceros porque viviendo allí con Miami tan cerca, había muchas ofertas de cruceros geniales.

Así que serían solo estos pequeños gustos de viaje. Simplemente ir en un crucero, aparecer en un lugar por un par de horas, volver al crucero e ir a otro lugar, y estuvo bien. Fue suficiente para mantenerme algo así como, oh, pero todavía viajo. Pero en el fondo lo sabía. Esto no fue todo. Sabes, yo estaba como, este no es el viaje que quiero hacer.

Extraño España. Extraño ir a algún lugar y vivir en algún lugar y sentirme diferente mientras estoy dentro de otra cultura y aprendo de otras personas. Y mi pareja y yo habíamos hablado de viajar potencialmente algún día. Los dos éramos profesores. Pensamos que tal vez podríamos tomarnos un año sabático y enseñar inglés en el extranjero.

Todavía existen estas formas de viajar, pero cuanto más tiempo llevábamos en nuestras carreras, más difícil se volvía pensar en hacerlo. Teníamos perros y teníamos la casa, y teníamos carreras que no necesariamente nos esperarían mientras nos fuéramos y estuviéramos un año en el extranjero. Y definitivamente era más cosa mía que suya.

Y cuando tuvimos una conversación honesta sobre eso, yo todavía quería viajar y él no, y reconocí que había cambiado en la relación. Ya sabes, algo que no había priorizado: viajar. A medida que crecía, se estaba volviendo más y más importante para mí. Tuve que tomar la decisión de esperar, ¿realmente voy a hacer esto?

Y si es así, tengo que aceptar las consecuencias, que son como, Oye, voy a tener que cambiar esta carrera en la que he pasado tanto tiempo. Voy a tener que cambiar el lugar donde vivo. Voy a tener que dejar mi casa, mi pareja y muchas de las cosas que había construido, pero fue 100% la decisión correcta para mí. Y sucedió porque antes de separarme de mi pareja antes de dejar mi trabajo, decidí hacer un viaje en solitario. Ahora, no había viajado sola en años y fui a la República Dominicana para mis vacaciones de primavera como maestra. Tengo 30 años, soy maestra en vacaciones de primavera en la República Dominicana.

Pero pensé para mis adentros, he construido una gran vida aquí. ¿Qué pasa si acabo de romantizar en mi cabeza, oh, sería genial viajar? Sería genial. Como, ¿y si lo odio, sabes? ¿Voy a renunciar a esta gran vida que tengo sin siquiera probar eso? Así que fui a la República Dominicana durante las vacaciones de primavera y fue una locura.

Estaba tan oxidado. Estoy desempolvando mi pasaporte. Llegué a la República Dominicana, reservé este albergue y quiero decir que tengo 30 años. No he estado en un albergue durante años. Voy a este albergue, y nunca olvidaré que este tipo australiano de 18 años aparece junto a mí en el sofá y me dice: oye, ¿qué pasa? ¿De dónde eres?

Y yo estoy como, soy de Florida, él dice, entonces, oye, estás aquí en las vacaciones de primavera. Solo estoy pensando, oh Dios mío, soy tan viejo. Tengo 30 años. Sí, estoy en las vacaciones de primavera, pero soy como un adulto, un maestro en las vacaciones de primavera. Todavía está en la universidad. Esto es tan extraño. Sácame de aquí.

Soy demasiado viejo. Esto es una locura, ¿sabes? Porque también hablé con otras personas en la sala de estar hostil de la sala común. Todos tenían entre 18 y 21 años. Y estaba pensando, está bien, Mashon, cometiste un error. Bien por usted. Intentaste esto, esto es ridículo. Vuelve a tu vida. Vuelve a tu carrera. Esto es Loco. Esta no es la vida para ti. Necesitas irte. Tienes que ir corriendo a casa inmediatamente.

Y yo estaba pensando, ¿por qué reservé una semana aquí? Debería haber venido solo por tres días. Esto es una locura. Y este es un patrón que ha llevado conmigo a lo largo de toda mi vida. Como, todo lo que hago me asusta.

Y es muy divertido porque conozco gente y pienso en las cosas que me dicen, puedo decir que piensan que soy invencible y súper confiado y que simplemente lo estoy matando. Y lo confesaré abiertamente. No soy. Soy un gato miedoso gigante. Solo superé los primeros días y luego todo se calmó, y eso fue lo que sucedió.

Me acosté allí esa primera noche pensando que tal vez podría cambiar mi vuelo, pero en ese momento, ya sabes, yo era profesor y no tenía dinero, por lo que habría costado demasiado cambiar el vuelo. Yo estaba como, está bien, lo aguantaré. Y deambulé por Santo Domingo al día siguiente, y luego al día siguiente, y luego al día siguiente y se hizo más fácil.

Y como tres días después, estaba enamorado de él y estaba como, hombre, esto apesta, pero sé que esto está sucediendo. Tengo que cambiar mi vida. Necesito separarme de mi pareja. Necesito cambiar mi carrera. Y fue intenso, pero solo fue mucho caminar y pensar esos primeros días.

Y luego hice un viaje en autobús hasta el norte de la República Dominicana y me encontré con dos chicas que había conocido en el albergue antes, y fue como una de esas casualidades, dijeron, oh oye, sí, lo sabemos. tú. Ven a pasar el rato con nosotros. Salí con ellos y me recordó lo mucho que me encanta viajar.

Te encuentras con personas, haces amistades tan fácilmente y te conectas de una manera tan genial. Incluso a los chicos del restaurante a los que les gustan los camareros que me verían entrar porque una de las cosas que hago cuando estoy aterrorizado es: buscar la normalidad. Entonces, en lugar de probar todos los diferentes restaurantes, volveré al mismo lugar porque sé cómo es allí.

Así que comí en el mismo restaurante durante tres días seguidos y los camareros son agradables y hablan un poco y charlan conmigo, y me sentí vivo de nuevo de una manera en la que no me había sentido vivo en mucho tiempo. mucho, mucho tiempo. Y una noche derroché, dije, soy un adulto. Tengo una tarjeta de crédito.

Y derroché en este hotel realmente agradable. La última noche del viaje, me había quedado en un albergue todo el camino hasta ese momento. Y este hotel era precioso. Era barato porque era temporada baja, pero tenía varias piscinas y unas vistas increíbles del océano. Y recuerdo levantarme a la mañana siguiente, desayunar, estar en la piscina, mirar hacia afuera y decir, esto es todo. Este es un gran momento, como, no sé cómo, pero voy a cambiar mi vida. Quiero poder hacer esto. Quiero poder trabajar desde un lugar como este. Quiero poder pagar un lugar como este. Quiero poder recoger y cruzar el país si quiero, y encontrar otro lugar como este e ir desde allí.

Como, no sé cómo lo haré, ya sabes, en este momento tengo un socio en casa. Tengo tres perros y un gato. Tengo una casa. Tengo un carro. tengo una carrera Tengo amigos. Tengo todas estas cosas a las que tendré que renunciar y cambiar para llegar a donde quiero estar. Quiero decir, fue absolutamente aterrador, pero era concreto.

Sabía que eso era lo que tenía que hacer.

Eso es todo por el episodio uno. Con el interés de mantener esto relativamente corto, estoy guardando el resto para otro episodio, que convenientemente ya está disponible ahora también. Muchas gracias por comenzar este viaje conmigo y espero verlos en el próximo episodio. Puede ponerse en contacto conmigo por correo electrónico a hello@liveworktravel.com o simplemente venir a Instagram y saludar a liveworktravelig. Hablar pronto.