Ep 24: Buy the ticket: what it really takes to move abroad (or on to your next goal!)

English Transcript

Transcripción en Español

Please note: The transcripts are created automatically from the podcast and there may be errors in them. We hope that’s not too distracting and you still get value out of the episode. Thank you for reading. 🙏🏻

Introduction:

I think so many times in life, the unknown is scary, but when you know you’re doing something, it just becomes a logical matter of putting together lists and organizing things and checking things off, and that’s what I did.

Welcome to the Live Work Travel podcast. I’m your host Mashon Thomas, a former middle school teacher who quit at 30 to become a six figure freelancer and Digital Nomad instead. You’re in the right place if you’re ready to learn how freelancing can help you to work from anywhere, make great money and live a life that you design. I’m sharing everything I’ve learned to get to where I am today in order to support you on your journey because this lifestyle is simply too good not to share.

Episode:

So a question I’m always asked is how, how did I move abroad? How did I get started on this journey? And I talk about the freelancing side quite a bit, but today I wanna talk about the travel part. How do you just pick up and move your life abroad and it comes down to three simple words, basically: buy the ticket.

So that’s where I started back years ago, I met a friend for lunch and he had been traveling for about nine years, and we were sitting there talking about where I might go. All I knew at that point was that I was going and I had an idea of when, by the end of this year, and so he had offered. He traveled through lots of South America and lived there for quite a while, and he just offered, you know, do you want some of my recommendations on maybe where to go?

Because it was strange. I was having this complex of like, wow, okay, I can work remotely now and I can live anywhere. Where do I want to go? And it’s almost like there’s too much choice. I needed a way to narrow it down. So I thought to myself, okay, South America, Why? Because I’d always wanted to learn Spanish. So I thought instead of having the entire world available to choose from, I’m gonna narrow it down to Spanish speaking countries and while I had studied abroad in Spain, in university, the rules in Spain meant that I could only stay for 90 days and then I would have to leave. So, I thought, well, South America rules are the same.

You know, with my passport, I can stay places for 90 days, but instead of not having other countries nearby like Spain, I would just, you know, have to go away for a while and stop speaking Spanish and then come back. So if I start in South America, I can just hop from one country to the next. I can keep moving every three months, but I can keep speaking Spanish.

So that narrowed it down some. And my friend said, Hey, you know, of all the places I’ve lived here, like my top five cities that I think you would like, Medellin Columbia was at the top of the list and I thought, what the heck, sounds good. Why not? You hear crazy stories about Medellin, but I take the opinion of someone who’s lived there and been there more so over what you see and hear in the news or on Netflix or from concerned family of friends saying, oh my God, why would you go there? It’s so dangerous, you know? So I was like, what the, okay, I’ve got a decision. Got a place. So I thought, I wanna go to Medellin Columbia. We were talking about lunch too, and, and he said the same advice I just gave you earlier, just buy the ticket. Because once you’ve bought the ticket, everything else falls into place.

You have a date now you’ve made it concrete, and then you’ll figure out everything else along the way. So I bought the ticket on June 8th, and the ticket date was December 8th. So I had six months, and bought a one-way ticket from Fort Lauderdale to Medellin Columbia. That made it real. I had plenty of time to prepare.

But holy shit, I had a date and I was living in Las Vegas at the time, so I bought my other ticket, you know, a few days earlier to connect from leaving Vegas and flying to Fort Lauderdale, staying there for a few days, and then flying to Columbia. And the reason I gave myself that few day gap was to visit a good friend in Fort Lauderdale and say goodbye to her and her family before heading out.

But also to acclimate my cat to traveling because when I moved abroad, I took my cat with me. And that was pretty crazy because you know, people said like, that’s nuts. Nobody travels with a cat. You know, dogs. Yeah, but the cat, that’s insane. Why would you do that? Just leave your cat here. Go do your thing. You know, come back. But like for me, that was not an option. My cat. At that time, she was about 11 or 12 maybe, and she’d been in my life for years. Over a decade, there was no way in hell. I was just giving her up. So I had to figure out all of that stuff, and it seemed so daunting, so insurmountable. How the hell am I gonna get the paperwork together?

How am I gonna get my cat out of the country? She’d never flown before. She had gone on several cross country trips with me. I got her in Ohio, and then moved to Florida. I moved out to Vegas. So these are all car trips, and she travels really well, but I had no idea what she was gonna be like on a flight.

So, yeah, and all the paperwork, all the things. But basically I thought, okay, I wanna have some leeway to get to Fort Lauderdale. She’ll do that flight from Vegas to Fort Lauderdale, and then we’ll settle in for a few days, see how that is, and then we’ll go to Columbia, and that’s what we ended up doing.

But I’m getting ahead of myself. That was, you know, way ahead in December. Once I booked the flight in June, it was scary, but it felt good. I think so many times in life, the unknown is scary. But when you know you’re doing something, it just becomes a logical matter of putting together lists and organizing things and checking things off.

And that’s what I did. I opened up a Google document and I just started brain-dumping everything I could possibly think of that I needed to do in the six months and then I went back and organized it by timing. There was very little that I could do right away. A lot of stuff had to wait up until much closer to the trip. For example, selling my car. I didn’t want to do that until like a week before I was leaving. I needed my car, donating clothes, getting rid of clothes and condensing things down in order to leave. You know, I didn’t wanna do that right away either. I had one of my clothes, I wanted to wear my clothes and my shoes and use all my purses, and I used to have a lot more stuff.

I didn’t wanna give that stuff up right away. That’s not something I would do in June, I would do it in December, right before I left. So once the list was made, it was just very filling or very rewarding to look at it and go, wow, okay. This list is big, but everything on this list is doable because it’s one thing at a time.

There were more complicated things like researching how to take my cat abroad, what documents I would need for her, what shots she would need, what paperwork from the vet we would need. And there were other things like complications, like how do I sell my car? I have it up until the last possible minute, but then sell it and leave.

But once you have everything in a list, It’s easy to tackle one at a time and figure things out. What I ended up doing with my car, because of the timing issue, is I went to CarMax and sold it through them. Did I get the most money for it and the best deal? No. It was also an older car and wasn’t going to fetch a whole lot, but instead of selling it, you know, private party, like to another person online, taking care of it myself, I went the easier route because I knew that I could go into CarMax and say, Hey, what do you give me for this?

And then they gave me a price. And then you had like a week to decide or whatever to bring it back in. So I was able to use it up until the seventh day and then bring it in and be like, okay, here’s the car, you know get rid of it and everything. So, so many times when things are big, if we just leave them in our head, they seem impossible, insurmountable. But once we take them out of our head, we write them down. It’s just a process, right? It’s just putting one foot in front of the other, step by step until you accomplish the thing. In retrospect, looking back, it was absolutely fascinating to me how easy it all was. I didn’t know anybody who had ever moved abroad, not for good.

You know, I had done it in college. Me and my two roommates went to Spain for a semester. But you know, back then you’re just a kid. You’re 21, 20 and you’re just following adults. Actual grownups are still telling you what to do. You know, our guidance counselor or the person in charge of the study abroad program, they’re putting all these things together. They’re doing all these things for you. They’ve kind of created the checklist. They’ve taken lots of kids through this before you’re following someone else’s thing, so to put it together yourself is scary, but still so possible. So later after I did it, I’m sitting there in Columbia looking back, going, holy shit, I cannot believe I’ve done this.

But it also made sense. It was just like, yeah, I followed my 87 point checklist and now here I am. This is the logical thing that happens at the end of following all the steps. So that’s the biggest takeaway that I have that I would give to you is that if you want to do this, Buy the ticket and then put together your checklist to make it happen.

I had my dates so that I could start to put together a plan. I knew I was arriving on December 8th, my birthday was shortly after that, and then you had Christmas and you had New Year’s. So it’s like, okay, one of the first things I’m gonna want to do when I arrive is, Meet some people, you know, have some people to hang out with for my birthday, for Christmas, for New Year’s.

Cool. And I also wanna take Spanish classes, cause I don’t know, a lick of Spanish, right? Like I studied abroad in Spain when I was 21, but I hadn’t used Spanish in like 13 years. So it was all gone. Basically, it’s all a process of working backwards. Once I knew where I wanted to live, then I could start researching neighborhoods that were safe for tourists. Once I decided what area of town I wanted to live in, I could start to look for Spanish schools that were close to there. And once I found a couple Spanish schools and either through looking through their website and social media, finding out more details, once I picked a Spanish school, I could decide where I wanted to live.

So it’s all like stacking on each thing that comes before. I didn’t want to go to a Spanish school where I had to wake up and ride the metro every day to go to school, because when I went there, I was very serious about learning Spanish. I didn’t speak it. I knew I would need it to get around. I was ready to do this in a way that I was not ready to do when I was 21 and studying in Spain and boys and parties were way more interesting than, you know, study abroad had just been a way to get out of the US and go travel and have some fun and have a good time. I was ready to really give it my all and learn. So I enrolled in an intensive Spanish course. It was 20 hours a week, four hours a day, Monday through Friday, and I knew that I didn’t want to be waking up and riding the metro every day to and from. I wanted a place that was walkable. 

So once I had that radius, I could search for Airbnbs that were nearby within walking distance to the school, and I could filter those down by the ones that would accept pets, and then I could make a decision and just pick one. And then once I had my Airbnb, I could figure out where it was in relation to the airport and plot out how I was gonna get there on December 8th. So again, just everything is interconnected when it’s broken down into small pieces, it’s not so scary and unmanageable. And before I knew it, I had all this stuff plotted out and a whole life planned and waiting for me in Columbia on arrival.

I chose to live in Airbnbs because for me, it was the simplest thing to do instead of dealing with somebody local directly without speaking Spanish, without knowing the market, without knowing all those details that you can figure out once you have feet on the ground. It was just so much easier to go with Airbnb, a trusted company. I knew what I was getting into with Airbnbs, having used them in the states before, and the simplicity of being able to filter for things that I really wanted, like, you know, a pet friendly apartment, good internet and a washing machine, having one there in the building versus having to go out and do laundry, like those were the initial things that were really important to me.

Plus you can look at the pictures in advance. I wanted a place with a view, you know, I just felt like it would be comfortable and homey, and it was. I ended up staying in that same apartment for almost four months, and it worked out really well. In fact, the whole experience, the entire time that I lived in Columbia, the whole start to finish from planning to executing, getting there, it worked out so well that Columbia Medellin will always have a special place in my heart, just as the epitome of showing myself, you can do this.

You can do something big. You can do something scary. You can do something with zero experience. You don’t know how you’re gonna do it, you just decided that you’re gonna do it, and you made it happen, and it worked out so smoothly. Just the entire time in Medellin went so well. I loved my Spanish classes. Met great teachers, met amazing other people who were traveling.

I’ve made some lifelong friends from the very first days in Spanish school, that very first week that I was in Spanish school. I still keep in touch with several of those students. I actually went on to visit Stonehenge in England with a couple that I met through that very first week of Spanish school.

Jesus, I had incredible experiences. Learned how to be in a foreign country, learned how to live abroad, learned how to have every day be new and different and challenging, but trust myself that I was going to figure it out. In fact, the biggest thing that stands out in terms of a blip or a struggle in Columbia was when I went to leave and actually I had messed up the paperwork with my cat to get her out of the country.

So smooth sailing all during my time in Columbia, but when I left, didn’t have the correct paperwork for her, and that ended up with like a missed flight and all these hours in the airport. But at the same time, I figured that out also. And it was awful at the time and not something I’d ever want to go through again. But it taught me, okay, you thought you checked, you know, crossed all your T’s, dotted all your I, but you didn’t. You made some mistakes here, you gotta suffer the consequences of those mistakes, gotta learn from them and figure it out next time. That was an absolutely crazy, grueling day and difficult, but hey, that’s the break sometimes right now, whether you’re planning to travel abroad, to move abroad, to live abroad or not. The big takeaway from this, and as I’m recording this episode and kind of reflecting back on my life now, you know, that was about five and a half years ago, the takeaways from that have been so important in my life and not just when it comes to travel. The takeaway that’s really key, what matters is going back and understanding that you and I and every person who exists, we can design our lives, and if we don’t design our lives, will often not do the things that we want to do, big or small, simply out of fear.

The unknown is extremely scary, but when you pick something that you want to do, you then have a point from which to walk backwards. You walk backwards too, you’ve got this point in the future, and then you walk backwards to where you are right now, and you just brainstorm and fill in all the things that you can think of on how you’re going to get from where you are today to that place.

Now, your brainstorm may not be perfect, you don’t know all of the things, right? And you may brainstorm five things, and after you get the first one done, you realize you’ve got seven more that you didn’t even think about. So you add those in and then you keep adding, keep adding. That’s just life, right?

But how sad it is if we never even try because we’re just so afraid of, oh, I don’t know everything I’m gonna have to do to get there. No one ever knows everything that they’re gonna have to do to get there. And if they did, wouldn’t that be boring? Wouldn’t it really be boring if you just, life was a series of someone else hands you this list of all these things that you just plot along, checking them off, checking them off, checking them off, and then you die. We want predictability or we think we do and it’s safe and it’s comfortable, but in reality, that would be such a boring way to live. So it’s exciting to embrace the unknown, to go for things that you don’t think you can do, that you don’t know how to do, to push yourself in order to do them.

Recording this episode from Split Croatia and an incredible view of the Adriatic Sea, tiled rooftops, just the sun shining today. You’ve got the mountains, you’ve got the trees, you’ve got the water, people swimming and jet skiing and kayaking, and friends coming by later that are meeting up with me. We’re all gonna go down to the beach and just hang out on a beautiful day. I would hate to have missed this because I was afraid of doing that first leap, you know, buying that first ticket. I’ve lived in, I don’t know how many countries now, and every time it gets easier to the point where it becomes automatic, right?

Like I’m going to England after Croatia for a few months and after England, I have no idea where I’ll be, but I know how I’m gonna get there. I’m gonna buy the ticket and then I’m gonna walk backwards and put everything I need to do in place, see if I need a visa, see if I need paperwork, see what I need, and I’ll get there to wherever the next stop is after England.

And I wanna be open and honest too about sharing the fact that this is not always easy. No one does it perfectly, and it’s easy to hear me probably talking about this and think, okay, well she can do that, but I can’t. She had X, Y, Z going for her that I don’t. And to be perfectly honest, I’ve had some points recently in my life where I’m just completely drifting, kind of aimless. I don’t know what the next steps are. I don’t know why I don’t feel great. I’m not sure what I’m meant to be doing. You know, kind of the stuff that I always thought when I was younger. I’m gonna have my life figured out by the time I get to be 38.

Well, I’m 38 and I still don’t have my life figured out. I don’t know what the next steps are. I have done this life for the last five years. I don’t know what I want for the next five. And so I’ve noticed myself being in a drift pattern, just kind of waiting and just like, ah, I don’t know. I don’t feel great, and I don’t know what’s next, and I’m not sure what to do about it and in the recording of this episode, sharing this so that hopefully others can listen and learn from it. But it’s also therapeutic for me because I have to hear myself and listen to the same stuff that I am telling you and go, okay, I need to take my own teachings. It’s a little bit of your own medicine.

I am telling this and sharing this, and I’m realizing at the same moment I’ve not been doing that in my own life. I got so used to kind of, okay, this is my life and I’m going here and I’m doing this, and all that, and I didn’t even notice that I’d fallen into a pattern of drifting. And the reason lately that I’ve been feeling lethargic or feeling like I can’t do something is because basically I need to buy another ticket. And I don’t mean that in a travel sense. I mean, I need to sit down and be like, what is the next thing that I want to accomplish? What is the pinpoint that I’m going to set in my future and then decide to walk backwards from.

What is the next goal and then how do I lay out the first five steps on that path? And then maybe I’ll take the first one and seven more will appear, and then I’ll take a few more, and then more will appear. How do I set something up? It is gonna keep me striving for something new. And it’s that old advice, just buy the ticket. Just take that first step. Just make that first choice. So this is so important when designing a life. And I think the thing that I forget that I’m realizing as I record this, Is that it doesn’t stop. It’s not just a one time thing. You design the next phase of your life, whether that be five months, whether that be five years.

You design the next phase and then you get to a point where you’ve done the thing and then you have to book the next ticket or design the next stage of your life. So it’s this constant thing, and I always forget this. I think that like, oh, I’ll just figure it out one day and I’ll just sort it and then my life will be good. It’s like, no, you set up a thing, you achieve it, you set up another thing, you achieve it, and you go forth through life. They don’t have to be big things. They don’t have to be travel things. It can be goals that you set with yourself for your own personal development or in your freelancing career or with your family or to better a relationship with somebody. These goals can be whatever they are, but we don’t just achieve them and then get to a point where we rest. We always have to be thinking about, okay, cool, I’ve achieved this, but as a human part of being a human is growing, so what’s the next thing that I’m going to grow toward?

So I hope that has been helpful for you guys today. I had a lot of deep thoughts recording this episode and a lot of realizations, and I’m excited to actually head down to the beach right now and take my little notebook with me and jot out some ideas for what I’m going to choose as my next goal, my next, so to speak, ticket and I hope you will be doing the same, whether it is buying an actual ticket somewhere and then walking your way backward in order to travel there or just setting up something that you want to design, that you want to create in your life. I wish you so much success in your journey. If you’d like to chat, please reach out anytime on Instagram at liveworktravelig.

You can also get a hold of me by email at hello@liveworktravel.com, and that’s all for this week. I will be back next Monday with another episode. Take care!

 


Introducción:

Creo que muchas veces en la vida, lo desconocido da miedo, pero cuando sabes que estás haciendo algo, se convierte en una cuestión lógica de armar listas y organizar cosas y marcarlas, y eso es lo que hice.

Bienvenido al podcast Live Work Travel. Soy su anfitrión Mashon Thomas, un ex maestro de escuela secundaria que renunció a los 30 para convertirse en un trabajador independiente de seis cifras y nómada digital. Está en el lugar correcto si está listo para aprender cómo el trabajo independiente puede ayudarlo a trabajar desde cualquier lugar, ganar mucho dinero y vivir la vida que usted diseña. Estoy compartiendo todo lo que he aprendido para llegar a donde estoy hoy para apoyarte en tu viaje porque este estilo de vida es simplemente demasiado bueno para no compartirlo.

Episodio:

Entonces, una pregunta que siempre me hacen es cómo, ¿cómo me mudé al extranjero? ¿Cómo comencé en este viaje? Y hablo bastante sobre el lado del trabajo independiente, pero hoy quiero hablar sobre la parte de los viajes. ¿Cómo puedes simplemente retomar y mover tu vida al extranjero y todo se reduce a tres simples palabras, básicamente: compra el boleto?

Así que ahí es donde comencé hace años, me reuní con un amigo para almorzar y él había estado viajando durante unos nueve años, y estábamos sentados allí hablando sobre a dónde podría ir. Todo lo que sabía en ese momento era que me iba y tenía una idea de cuándo, a finales de este año, y así lo había ofrecido. Viajó por gran parte de América del Sur y vivió allí durante bastante tiempo, y simplemente me ofreció, ya sabes, ¿quieres algunas de mis recomendaciones sobre adónde ir?

Porque era extraño. Estaba teniendo este complejo de, wow, está bien, ahora puedo trabajar de forma remota y puedo vivir en cualquier lugar. ¿Adónde quiero ir? Y es casi como si hubiera demasiadas opciones. Necesitaba una manera de reducirlo. Así que pensé, bueno, América del Sur, ¿por qué? Porque siempre quise aprender español. Así que pensé que en lugar de tener todo el mundo disponible para elegir, lo reduciría a países de habla hispana y, aunque había estudiado en España, en la universidad, las reglas en España significaban que solo podía quedarme 90 días. y luego tendría que irme. Entonces, pensé, bueno, las reglas de América del Sur son las mismas.

Ya sabes, con mi pasaporte, puedo quedarme en lugares durante 90 días, pero en lugar de no tener otros países cerca como España, simplemente tendría que irme por un tiempo y dejar de hablar español y luego regresar. Entonces, si empiezo en América del Sur, puedo saltar de un país a otro. Puedo seguir mudándome cada tres meses, pero puedo seguir hablando español.

Eso lo redujo un poco. Y mi amigo dijo: Oye, ya sabes, de todos los lugares en los que he vivido aquí, como mis cinco ciudades principales que creo que te gustarían, Medellín, Colombia estaba en la parte superior de la lista y pensé, qué diablos, suena bien. ¿Por qué no? Escuchas historias locas sobre Medellín, pero tomo la opinión de alguien que ha vivido allí y ha estado allí más que lo que ves y escuchas en las noticias o en Netflix o de familiares de amigos preocupados que dicen: Dios mío, ¿por qué irías? ¿allá? Es tan peligroso, ¿sabes? Así que pensé, qué, está bien, tengo una decisión. Tengo un lugar. Así que pensé, quiero ir a Medellín Colombia. También estábamos hablando sobre el almuerzo, y él dijo el mismo consejo que te acabo de dar antes, solo compra el boleto. Porque una vez que haya comprado el boleto, todo lo demás encajará.

Tienes una fecha ahora que la has concretado, y luego descubrirás todo lo demás en el camino. Así que compré el boleto el 8 de junio y la fecha del boleto era el 8 de diciembre. Así que tuve seis meses y compré un boleto de ida desde Fort Lauderdale a Medellín, Colombia. Eso lo hizo real. Tuve mucho tiempo para prepararme.

Pero, mierda, tenía una cita y vivía en Las Vegas en ese momento, así que compré mi otro boleto, ya sabes, unos días antes para conectarme desde Las Vegas y volar a Fort Lauderdale, y quedarme allí por unos días. , y luego volar a Colombia. Y la razón por la que me di ese lapso de unos días fue para visitar a una buena amiga en Fort Lauderdale y despedirme de ella y su familia antes de partir.

Pero también para acostumbrar a mi gato a viajar porque cuando me mudé al extranjero, me llevé a mi gato. Y eso fue bastante loco porque la gente decía, eso es una locura. Nadie viaja con un gato. Ya sabes, perros. Sí, pero el gato, eso es una locura. ¿Por qué harías eso? Solo deja a tu gato aquí. Ve a hacer lo tuyo. Ya sabes, vuelve. Pero como para mí, esa no era una opción. Mi gato. En ese momento, ella tenía unos 11 o 12 años, y había estado en mi vida durante años. Durante una década, no había manera en el infierno. Solo la estaba dando por vencida. Así que tuve que resolver todo eso, y parecía tan desalentador, tan insuperable. ¿Cómo diablos voy a juntar el papeleo?

¿Cómo voy a sacar a mi gato del país? Ella nunca había volado antes. Ella había hecho varios viajes a campo traviesa conmigo. La conseguí en Ohio y luego me mudé a Florida. Me mudé a Las Vegas. Todos estos son viajes en automóvil, y ella viaja muy bien, pero no tenía idea de cómo sería en un vuelo.

Entonces, sí, y todo el papeleo, todas las cosas. Pero básicamente pensé, está bien, quiero tener un margen de maniobra para llegar a Fort Lauderdale. Ella hará ese vuelo de Las Vegas a Fort Lauderdale, y luego nos instalaremos por unos días, veremos cómo es eso, y luego iremos a Columbia, y eso es lo que terminamos haciendo.

Pero me estoy adelantando. Eso fue, ya sabes, muy por delante en diciembre. Una vez que reservé el vuelo en junio, fue aterrador, pero me sentí bien. Creo que muchas veces en la vida, lo desconocido da miedo. Pero cuando sabes que estás haciendo algo, simplemente se convierte en una cuestión lógica de armar listas y organizar cosas y marcarlas.

Y eso fue lo que hice. Abrí un documento de Google y comencé a pensar en todo lo que podía pensar que necesitaba hacer en los seis meses y luego volví y lo organicé por tiempo. Había muy poco que pudiera hacer de inmediato. Un montón de cosas tuvieron que esperar hasta mucho más cerca del viaje. Por ejemplo, vender mi coche. No quería hacer eso hasta una semana antes de irme. Necesitaba mi auto, donar ropa, deshacerme de la ropa y condensar cosas para irme. Sabes, yo tampoco quería hacer eso de inmediato. Tenía una de mis prendas, quería usar mi ropa y mis zapatos y usar todas mis carteras, y solía tener muchas más cosas.

No quería dejar esas cosas de inmediato. Eso no es algo que haría en junio, lo haría en diciembre, justo antes de irme. Entonces, una vez que se hizo la lista, fue muy completo o muy gratificante mirarla y decir, wow, está bien. Esta lista es grande, pero todo en esta lista es factible porque es una cosa a la vez.

Había cosas más complicadas como investigar cómo llevar a mi gata al extranjero, qué documentos necesitaría para ella, qué vacunas necesitaría, qué papeleo del veterinario necesitaríamos. Y había otras cosas como complicaciones, como ¿cómo vendo mi auto? Lo tengo hasta el último minuto posible, pero luego lo vendo y me voy.

Pero una vez que tienes todo en una lista, es fácil abordar uno a la vez y resolver las cosas. Lo que terminé haciendo con mi auto, debido al problema del tiempo, fue a CarMax y lo vendí a través de ellos. ¿Obtuve la mayor cantidad de dinero y la mejor oferta? No. También era un automóvil más viejo y no iba a venderse mucho, pero en lugar de venderlo, ya sabes, en una fiesta privada, como a otra persona en línea, cuidándolo yo mismo, tomé la ruta más fácil porque yo Sabía que podía entrar en CarMax y decir: Oye, ¿qué me das por esto?

Y luego me dieron un precio. Y luego tuviste como una semana para decidir o lo que sea para devolverlo. Así que pude usarlo hasta el séptimo día y luego traerlo y decir, está bien, aquí está el auto, ya sabes, deshazte de él. y todo. Entonces, muchas veces cuando las cosas son grandes, si las dejamos en nuestra cabeza, parecen imposibles, insuperables. Pero una vez que los sacamos de nuestra cabeza, los escribimos. Es solo un proceso, ¿verdad? Es simplemente poner un pie delante del otro, paso a paso hasta lograrlo. En retrospectiva, mirando hacia atrás, fue absolutamente fascinante para mí lo fácil que fue todo. No conocía a nadie que se hubiera mudado al extranjero, no para siempre.

Sabes, lo había hecho en la universidad. Mis dos compañeros de cuarto y yo fuimos a España por un semestre. Pero ya sabes, en ese entonces solo eras un niño. Tienes 21, 20 años y solo sigues a los adultos. Los adultos reales todavía te dicen qué hacer. Ya sabes, nuestro consejero de orientación o la persona a cargo del programa de estudios en el extranjero, están juntando todas estas cosas. Están haciendo todas estas cosas por ti. Han creado una especie de lista de verificación. Han llevado a muchos niños a través de esto antes de que estés siguiendo lo de otra persona, por lo que armarlo tú mismo da miedo, pero aún así es posible. Así que más tarde, después de que lo hice, estaba sentado allí en Columbia mirando hacia atrás y pensando, mierda, no puedo creer que haya hecho esto.

Pero también tenía sentido. Fue como, sí, seguí mi lista de verificación de 87 puntos y ahora aquí estoy. Esto es lo lógico que sucede al final de seguir todos los pasos. Así que ese es el mayor aporte que tengo que les daría es que si quieren hacer esto, compren el boleto y luego hagan su lista de verificación para que suceda.

Tenía mis fechas para poder empezar a armar un plan. Sabía que llegaba el 8 de diciembre, mi cumpleaños era poco después, y luego tuviste Navidad y tuviste Año Nuevo. Entonces es como, está bien, una de las primeras cosas que voy a querer hacer cuando llegue es conocer a algunas personas, ya sabes, tener algunas personas con las que pasar el rato para mi cumpleaños, Navidad, Año Nuevo.

Fresco. Y también quiero tomar clases de español, porque no sé, una pizca de español, ¿no? Por ejemplo, estudié en el extranjero en España cuando tenía 21 años, pero no había usado el español en 13 años. Así que todo se había ido. Básicamente, todo es un proceso de trabajar hacia atrás. Una vez que supe dónde quería vivir, pude comenzar a buscar vecindarios que fueran seguros para los turistas. Una vez que decidí en qué zona de la ciudad quería vivir, podía empezar a buscar escuelas de español que estuvieran cerca de allí. Y una vez que encontré un par de escuelas de español y, ya sea mirando a través de su sitio web y redes sociales, descubriendo más detalles, una vez que elegí una escuela de español, pude decidir dónde quería vivir.

Así que todo es como apilar cada cosa que viene antes. No quería ir a una escuela de español donde tenía que levantarme y tomar el metro todos los días para ir a la escuela, porque cuando fui allí, me tomaba muy en serio aprender español. No lo hablé. Sabía que lo necesitaría para moverme. Estaba listo para hacer esto de una manera que no estaba lista para hacer cuando tenía 21 años y estudiar en España y los chicos y las fiestas eran mucho más interesantes que, ya sabes, estudiar en el extranjero había sido solo una forma de salir de los EE. UU. e ir de viaje y divertirse y pasar un buen rato. Estaba listo para realmente darlo todo y aprender. Así que me inscribí en un curso intensivo de español. Eran 20 horas a la semana, cuatro horas al día, de lunes a viernes, y sabía que no quería despertarme y viajar en metro todos los días de ida y vuelta. Quería un lugar que fuera transitable.

Entonces, una vez que tuve ese radio, pude buscar Airbnbs que estuvieran cerca a poca distancia de la escuela, y pude filtrarlos por los que aceptaban mascotas, y luego pude tomar una decisión y elegir uno. Y luego, una vez que tuve mi Airbnb, pude averiguar dónde estaba en relación con el aeropuerto y planear cómo llegaría allí el 8 de diciembre. Entonces, nuevamente, todo está interconectado cuando se divide en partes pequeñas, no es tan aterrador e inmanejable. Y antes de que me diera cuenta, tenía todo planeado y toda una vida planeada y esperándome en Columbia a mi llegada.

Elegí vivir en Airbnbs porque para mí era lo más sencillo en lugar de tratar con alguien local directamente sin hablar español, sin conocer el mercado, sin conocer todos esos detalles que puedes descifrar una vez que tienes los pies en la tierra. . Era mucho más fácil ir con Airbnb, una empresa de confianza. Sabía en lo que me estaba metiendo con Airbnbs, ya que los había usado en los Estados Unidos antes, y la simplicidad de poder filtrar las cosas que realmente quería, como, ya sabes, un apartamento que admite mascotas, buen Internet y una lavadora. tener uno allí en el edificio versus tener que salir y lavar la ropa, como esas fueron las cosas iniciales que fueron realmente importantes para mí.

Además puedes mirar las fotos con antelación. Quería un lugar con vista, ya sabes, sentí que sería cómodo y hogareño, y así fue. Terminé quedándome en ese mismo apartamento durante casi cuatro meses, y funcionó muy bien. De hecho, toda la experiencia, todo el tiempo que viví en Columbia, todo el principio hasta el final desde la planificación hasta la ejecución, llegar allí, funcionó tan bien que Columbia Medellín siempre tendrá un lugar especial en mi corazón, al igual que el epítome de mostrarme a mí mismo, puedes hacer esto.

Puedes hacer algo grande. Puedes hacer algo aterrador. Puedes hacer algo con cero experiencia. No sabes cómo lo vas a hacer, simplemente decidiste que lo vas a hacer, y lo hiciste posible, y funcionó muy bien. Todo el tiempo en Medellín fue muy bien. Me encantaban mis clases de español. Conocí a grandes maestros, conocí a otras personas increíbles que viajaban.

Hice algunos amigos para toda la vida desde los primeros días en la escuela de español, esa primera semana que estuve en la escuela de español. Todavía me mantengo en contacto con varios de esos estudiantes. De hecho, fui a visitar Stonehenge en Inglaterra con una pareja que conocí durante la primera semana de la escuela de español.

Jesús, tuve experiencias increíbles. Aprendí a estar en un país extranjero, aprendí a vivir en el extranjero, aprendí a hacer que cada día sea nuevo, diferente y desafiante, pero confío en mí mismo que lo resolveré. De hecho, lo más importante que se destaca en términos de un problema o una lucha en Columbia fue cuando me fui y en realidad había arruinado el papeleo con mi gato para sacarla del país.

Todo fluyó durante mi estadía en Columbia, pero cuando me fui, no tenía la documentación correcta para ella, y eso terminó con un vuelo perdido y todas estas horas en el aeropuerto. Pero al mismo tiempo, también me di cuenta de eso. Y fue horrible en ese momento y no es algo por lo que quisiera volver a pasar. Pero me enseñó, está bien, pensaste que revisaste, ya sabes, cruzaste todas tus T, punteaste todo tu I, pero no lo hiciste. Cometiste algunos errores aquí, debes sufrir las consecuencias de esos errores, debes aprender de ellos y resolverlo la próxima vez. Ese fue un día absolutamente loco, agotador y difícil, pero bueno, ese es el descanso a veces en este momento, ya sea que esté planeando viajar al extranjero, mudarse al extranjero, vivir en el extranjero o no. La gran conclusión de esto, y mientras estoy grabando este episodio y reflexionando sobre mi vida ahora, ya sabes, eso fue hace unos cinco años y medio, las conclusiones de eso han sido muy importantes en mi vida y no justo cuando se trata de viajar. La conclusión que es realmente clave, lo que importa es volver atrás y comprender que tú, yo y cada persona que existe, podemos diseñar nuestras vidas, y si no diseñamos nuestras vidas, a menudo no haremos las cosas que queremos hacer. , grande o pequeño, simplemente por miedo.

Lo desconocido da mucho miedo, pero cuando eliges algo que quieres hacer, entonces tienes un punto desde el cual caminar hacia atrás. También caminas hacia atrás, tienes este punto en el futuro, y luego caminas hacia atrás hasta donde estás ahora, y simplemente haces una lluvia de ideas y completas todas las cosas que se te ocurren sobre cómo vas a llegar. desde donde estás hoy hasta ese lugar.

Ahora, tu lluvia de ideas puede no ser perfecta, no sabes todas las cosas, ¿verdad? Y puedes hacer una lluvia de ideas sobre cinco cosas, y después de hacer la primera, te das cuenta de que tienes siete más en las que ni siquiera habías pensado. Entonces agregas esos y luego sigues agregando, sigue agregando. Así es la vida, ¿verdad?

Pero qué triste es si ni siquiera lo intentamos porque tenemos mucho miedo de, oh, no sé todo lo que tendré que hacer para llegar allí. Nadie sabe nunca todo lo que tendrá que hacer para llegar allí. Y si lo hicieran, ¿no sería aburrido? ¿No sería realmente aburrido si simplemente, la vida fuera una serie en la que otra persona te da esta lista de todas estas cosas que simplemente trazas, marcándolas, marcándolas, marcándolas, y luego te mueres? Queremos previsibilidad o creemos que la queremos y es seguro y cómodo, pero en realidad, esa sería una forma muy aburrida de vivir. Así que es emocionante abrazar lo desconocido, ir por cosas que no crees que puedes hacer, que no sabes cómo hacer, empujarte a ti mismo para hacerlas.

Grabando este episodio desde Split Croacia y una vista increíble del Mar Adriático, techos de tejas, solo el sol brillando hoy. Tienes las montañas, tienes los árboles, tienes el agua, la gente nadando y practicando jet ski y kayak, y amigos que vienen más tarde y se reúnen conmigo. Todos vamos a ir a la playa y pasar el rato en un hermoso día. Odiaría haberme perdido esto porque tenía miedo de dar ese primer salto, ya sabes, comprar ese primer boleto. He vivido en no sé cuántos países ahora, y cada vez se hace más fácil hasta el punto en que se vuelve automático, ¿no?

Me voy a Inglaterra después de Croacia por unos meses y después de Inglaterra, no tengo idea de dónde estaré, pero sé cómo voy a llegar allí. Voy a comprar el boleto y luego caminaré hacia atrás y pondré todo lo que tengo que hacer en su lugar, veré si necesito una visa, veré si necesito papeleo, veré lo que necesito y llegaré allí para donde sea que la siguiente parada sea después de Inglaterra.

Y también quiero ser abierto y honesto acerca de compartir el hecho de que esto no siempre es fácil. Nadie lo hace a la perfección, y es fácil escucharme probablemente hablando de esto y pensar, está bien, bueno, ella puede hacer eso, pero yo no. Ella tenía X, Y, Z a su favor que yo no. Y para ser perfectamente honesto, recientemente he tenido algunos puntos en mi vida en los que estoy completamente a la deriva, sin rumbo. No sé cuáles son los siguientes pasos. No sé por qué no me siento genial. No estoy seguro de lo que se supone que debo hacer. Ya sabes, el tipo de cosas que siempre pensé cuando era más joven. Tendré mi vida resuelta para cuando tenga 38 años.

Bueno, tengo 38 años y todavía no tengo mi vida resuelta. No sé cuáles son los siguientes pasos. He hecho esta vida durante los últimos cinco años. No sé qué quiero para los próximos cinco. Y me he dado cuenta de que estoy en un patrón de deriva, simplemente esperando y como, ah, no sé. No me siento muy bien, y no sé qué sigue, y no estoy seguro de qué hacer al respecto y en la grabación de este episodio, compartiendo esto para que otros puedan escucharlo y aprender de él. Pero también es terapéutico para mí porque tengo que escucharme a mí mismo y escuchar las mismas cosas que te estoy diciendo y decir, está bien, necesito tomar mis propias enseñanzas. Es un poco de tu propia medicina.

Estoy contando esto y compartiendo esto, y me estoy dando cuenta al mismo tiempo que no he estado haciendo eso en mi propia vida. Me acostumbré tanto a, bueno, esta es mi vida y voy aquí y voy a hacer esto, y todo eso, y ni siquiera me di cuenta de que había caído en un patrón de deriva. Y la razón últimamente por la que me he sentido letárgico o sintiendo que no puedo hacer algo es porque básicamente necesito comprar otro boleto. Y no me refiero a eso en un sentido de viaje. Quiero decir, necesito sentarme y decir, ¿qué es lo próximo que quiero lograr? ¿Cuál es el punto que voy a establecer en mi futuro y luego decidiré caminar hacia atrás?

¿Cuál es el próximo objetivo y luego cómo presento los primeros cinco pasos en ese camino? Y luego tal vez tomaré el primero y aparecerán siete más, y luego tomaré algunos más, y luego aparecerán más. ¿Cómo configuro algo? Me mantendrá luchando por algo nuevo. Y es ese viejo consejo, simplemente compre el boleto. Solo da ese primer paso. Solo haz esa primera elección. Así que esto es tan importante a la hora de diseñar una vida. Y creo que lo que olvido de lo que me doy cuenta mientras grabo esto, es que no se detiene. No es solo una cosa de una vez. Tú diseñas la siguiente fase de tu vida, ya sean cinco meses, ya sean cinco años.

Diseñas la siguiente fase y luego llegas a un punto en el que has hecho la cosa y luego tienes que reservar el próximo boleto o diseñar la siguiente etapa de tu vida. Así que es algo constante, y siempre lo olvido. Creo que, oh, lo resolveré un día y lo arreglaré y entonces mi vida será buena. Es como, no, estableces una cosa, la logras, estableces otra cosa, la logras y sigues por la vida. No tienen que ser cosas grandes. No tienen que ser cosas de viaje. Pueden ser objetivos que te propongas para tu propio desarrollo personal o en tu carrera profesional independiente o con tu familia o para mejorar una relación con alguien. Estos objetivos pueden ser los que sean, pero no solo los alcanzamos y luego llegamos a un punto en el que descansamos. Siempre tenemos que estar pensando, está bien, genial, he logrado esto, pero como una parte humana de ser humano está creciendo, entonces, ¿cuál es la próxima cosa hacia la que voy a crecer?

Así que espero que haya sido útil para ustedes hoy. Tuve muchos pensamientos profundos al grabar este episodio y muchas realizaciones, y estoy emocionado de ir a la playa ahora mismo y llevar mi pequeño cuaderno conmigo y anotar algunas ideas sobre lo que voy a elegir. como mi próximo objetivo, mi próximo, por así decirlo, boleto y espero que hagas lo mismo, ya sea comprar un boleto real en algún lugar y luego caminar hacia atrás para viajar allí o simplemente configurar algo que desees. para diseñar, que quieras crear en tu vida. Te deseo mucho éxito en tu viaje. Si desea chatear, comuníquese en cualquier momento en Instagram en liveworktravelig.

También puede comunicarse conmigo por correo electrónico a hello@liveworktravel.com, y eso es todo por esta semana. Volveré el próximo lunes con otro episodio. Cuidarse!