EP 46: ADHD & Freelancing: Finding ways to work WITH my brain

English Transcript

Transcripción en Español

Please note: The transcripts are created automatically from the podcast and there may be errors in them. We hope that’s not too distracting and you still get value out of the episode. Thank you for reading. 🙏🏻

Introduction:

There’s no better feeling for me and the world than being excited and passionate and happy about something and getting like to do that for work. It’s amazing. I love it. But I don’t know how to stop because with my brain I can have such laser focus into this one thing that everything else falls away and I don’t take care of myself.

I don’t eat right. I don’t care about anything else. I don’t remember details about anything else. It’s only this one thing that matters. Welcome to the Live Work Travel Podcast. I’m your host, Mashon Thomas, a former middle school teacher who quit at 30 to become a six figure freelancer and digital nomad instead.

You’re in the right place if you’re ready to learn how freelancing can help you to work from anywhere, make great money, and live a life that you design. I’m sharing everything I’ve learned to get to where I am today in order to support you on your journey, because this lifestyle is simply too good not to share.

Episode:

So today I’d like to talk about something that I have found that has been really helping me lately and I would love to share with those of you listening. Some of you may know I have ADHD. I was diagnosed as an adult at 38 earlier this year, in fact. So it’s been a journey to kind of figure out and make peace and understand myself more and also understand why I struggle a lot with things.

And what’s beautiful about it is I’ve been finding these little ways. to accept myself and to notice when I’m beating myself up for not being able to do something in a way that someone else who is neurotypical might do it. And the fact is we just we all have different brains and different things that we excel at, different things that we struggle with.

And along this year, I took the test, I think it was in February of 2023. So along this year, it’s been nice to develop more of a sense of catching myself and going, stop beating yourself up. It’s not going to do anything. How can we solve for this instead? There’s two ways. There’s like developing a system that works to help me around the problem that I’m struggling with.

Or there’s just sometimes accepting it and going, yeah, this is just how I am. And I’m going to laugh and I’m going to love that part of myself anyway. And it can be beautiful if I choose to make it so, right? I did a house sit early in the year. And I sat for the same couple twice, right? They went away and I was watching their house and their cat.

And the first time that I was there, I went to the bookshelf. I love that they had all these bookshelves and so many books to read. I spent my days reading books and kind of just relaxing, working a bit and all that, but just tore through probably like five or six books. And several of them were by the same author, Lisa Jewell.

And it’s kind of these mystery, like whodunit, something happened. It’s the whole book and trying to figure out what in the world is going on with it. And. Oof, lost my train of thought there, which is exactly what happens a lot in my life. And I can go, Oh my God, why can’t I stay on track? Which I do a lot of times, but I’m learning how to laugh at it more and just go, okay, whatever.

This is just how your brain goes. So anyway, I read all these books. So I did the house sit. I went away for about a month and a half. came back and sat again at that same house watching their cat while they were away, and I came back and I saw the bookshelf again, and I saw all these books lined up by Lisa Jewell, and I thought, oh yeah, I liked her stuff.

And I was like, did I read all of these last time? I think there were a few I didn’t get to. So I started to pull the books off the bookshelf, and I’m reading the back, and I’m going, I don’t really remember what happened to this. And then I pull another one and what happened in this one either. I’m like, I know I read this one.

This was the one with the baby, uh huh, and the people, and I don’t remember exactly who was the bad guy and what happened. And I pull off the next one and I’m like, okay, yeah. And then this was the one where, right, the husband was having the affair and then someone, yeah, the, the one gets killed, but like, I don’t remember who did it.

I had a moment where I said, It’s just stopped and I’m like, is this normal? I read these books like a month and a half ago. Shouldn’t I remember whodunit? Shouldn’t I remember? And like I can do a vague, if I flip through the pages a little bit, I was like, okay, yeah, yeah. I remember reading this, but I don’t necessarily remember what happened in it.

And it shook me a little bit. I was like, I think there’s something wrong with me. But then I’m like, okay, I could choose to look at it like there’s something wrong with me, or I can just laugh right now and be like, that is kind of awesome how my brain works if the information is not important. And let’s face it, whodunit in those books is not critical to my life in any way, shape or form.

It does not help me to be a better business owner. It doesn’t help me to do the things I love, like create stuff and to travel more like it is not. Integral to being who I am day in and day out. And the way that my brain works, it has decided to prioritize the information that is. That’s all it can afford to hold on to at any given time.

So I had a good laugh standing in front of the bookshelf. And it was just like, look, this is a beautiful thing in its own way. I can reread these books in a few months and I will have no idea what happened. I’ll kind of remember stuff. But I’ll have forgotten all the details, which is why it’s great. My favorite trilogy is Stieg Larsson’s The Girl with the Dragon Tattoo trilogy.

And that is a set of books that I reread every couple of years. Because, yeah, while I remember the big points, the major points of what happened, I forget all the little details. It’s sprinkled in. So each time I read them, it’s not like reading it completely new. There’s a sense of familiarity of like, Ooh, I remember there’s a big mystery.

What happened here? Hmm. But there’s enough newness that it’s fun to read every time I reread these. Now those stand out because they are so good that a lot more of the drama and what happened and everything in them sticks with me. But these other mysteries that I just rushed through a few months ago, they didn’t really stick.

And so yeah, I had a laugh and I thought, this is just life. I can choose to beat myself up about it or I can just laugh and be accepting of the way I am. And it makes sense because I’ve always wondered how so many of my siblings, and a lot of my friends actually, retain so much information about books and movies.

And they can tell me about a movie that I’ve seen, sometimes a movie that I’ve seen like three or four times. And I’m like, yeah, I mean, it was about a thing and it was about, I don’t remember, but they remember the names. They remember the actors who played the, they remember what happened in the movie.

They remember the certain dialogue from the movie. And I’ve always been fascinated by that and thought that there was just something wrong with me. And now I’m very much getting to a point of accepting like, no, I’m just different. And my brain, if something is not really important to me, it comes in and it goes.

And I know that I’m not broken though, right? I know that it’s not a bad thing. I know that it truly is about what’s important to me because there are other books. There are business books, for example, or books that have taught me stuff about personal growth and development and business concepts and various things that I can then talk about.

and talk about very vividly, even if it’s been a while since I have read them. For example, Johan Hari’s book, Lost Connections, which I read in 2023 during the time that I was in Croatia, picked it up not knowing what it was and just like devoured it and then went on to tell tons of friends about it because it, Actually, it was something that I feel like can help me in my day to day life and can help my friends in their day to day life and reminds me about the importance of dealing with anxiety, depression, and like the causes behind it.

And then things that we can all do day in and day out to help ourselves. It’s like having purpose, having strong social connections, doing things that are meaningful, getting out and walking and moving and exercise and stuff like that. So I know that I have the ability to retain information. I just know that my brain.

is beautiful in its own way and chooses what is important to me and what is not, right? And I know that I can retain things when they’re important to me. Like, there’s the amount of times that I have gotten myself on time to things all over the world. I know that I’m capable. My brain just has its own funky, unique way of being.

Me. So anyway, back to the bookshelf. I did find one book that I had not read of Lisa Jewels and I pulled it out and I was like, okay, yep. I’ve skimmed this one. I read the back. I am 100 percent confident. I did not read this book. And so I sat down and read that and then I can smile to myself knowing, yeah, it’s going to in a few months.

that book as well is going to be pretty new and I could read it all over again and probably not remember what exactly happens in it. And that’s a beautiful thing. So yeah, there’s been a long journey of discovery and just learning to accept how my brain works. And this year has been really helpful for that in teaching me a lot more ways to just be happy and accepting of my brain and the way it is, especially for things like that where it’s not really a big deal.

It doesn’t matter if I remember those books or not. I’m no longer in school. There’s not going to be a test on them. It doesn’t matter. They were just something I did for fun and leisure and relaxation. On the other side, there are times when I want to develop systems that help me out because there are things that are important that I don’t want to let slip through the cracks.

And so I want to spend part of this episode talking about those and something I’ve found recently that is really helping me. So I discovered this when I was thinking about my Antarctica footage. I went to Antarctica in November of 2022 and I found myself the summer of 2023 just not having made a move to do anything with all of the video that I took during that trip.

And the reason I took all of a video. was because I wanted to share it with the people I love. There are members of my family, friends, so many people I know who either A, have no desire to go to Antarctica ever, or B, may not ever have the opportunity. And I wanted to share with them what it was like, but I could not get started because every time I thought of the video, I just thought of, overwhelmed.

I got so anxious, overwhelmed. It was just like, there’s no point in starting because there is a mountain of things to do and I can see and feel every single bit of something that needs done and it’s freaking me out and it’s overwhelming and I’m gonna go put my head under a pillow. And I have felt this way many times in my life.

It wasn’t until this year and watching more YouTube videos on ADHD and stuff like that that I realized like, Oh, this is totally normal. It’s totally common. Like, it’s not just me feeling this way. Letting the mountain get bigger and bigger and bigger while I just go too overwhelming, too overwhelming.

I’ll just wait a year when it’s even bigger and there’s more stuff to do and all this chaos and yeah. So I ignored it. I ignored it for a long time. While I wanted to actually make the videos. I couldn’t even get to that point because I was just like, I have to go through it. I have to go and organize it.

I don’t even know where to start, so I just won’t. So what I ended up doing that has been incredibly helpful, so helpful that I’ve tried to start applying it to other areas of my life. is to break things down into super, super, super, super manageable chunks. And here’s the issue. Like when I saw people say that on YouTube or whatever, it’s like, but you don’t understand.

It’s so hard. It’s so hard to like, cause some people will say, they will say to map out a list of everything that you need to do from start to finish for a project. And I find that incredibly Unhelpful advice for two reasons. Number one, that is freaking overwhelming. Like I can list out 187 things that I need to do.

And then I look at that list and I’m like, uh, yeah, I’m never getting started. But also just because it’s a distraction. I can make lists. It’s all day long and my brain doesn’t exactly work in a list. Like if a list was all I had to do, somebody said, Michonne, we need you to sit down and we need you to think about a process that you need to do in your life and we need you to make the best list ever.

Like every single thing you can include on that list for the entire process from A to Z. I could make you that list. I could make it and it would probably, maybe it would have a thousand things on it. And if you were going to take that list and then go away and I never had to deal with that again, like that’d be great.

That would actually be a fun project if all I had to do was make the list. It’d be like, cool, I can make you the best list in the world. I love making lists. Lists are a great way to distract myself from actually doing any work. I can make you lists all day long. But the problem is, is not just making the list.

It’s the fact that I have to do everything on the list as well. So for me, I’m thinking, cool, I’m going to take a month and I’m going to make this amazing list. But then I get sad because I know that there’s very little chance of me actually completing the list. Again, this is just for things that I work on alone.

If I’m working with other people and they can take off some of that burden and help with the list, that’s one thing. But me in general, for things that I need to do. I don’t find it super helpful to make a detailed list. Instead, I need to get started. Yet I can’t get started because of the overwhelm of all the things that I need to do, and that I don’t even have a list or a starting point.

So it’s just like this circling thing that’s just basically awful. What I made myself do with the Antarctica Project. was to choose an hour and get started. So I set a timer for an hour and I got started that first day. And then I refined the system a little bit more over the next day to make it an hour, but 45 minutes and then 15 minutes.

So here’s how I approach the Antarctica project. And here’s how I’m starting to approach other projects in my life. Instead of making a list, Just get started. So I set the timer for 45 minutes, and it’s like, alright, Antarctica project. What do I need to do? Well, I need to find my freaking video. Where is it?

So I get the hard drive, and I plug that into my computer, and I open it up. And you’ve got a bazillion photos and videos from Antarctica. And I go, okay, I need to organize this somehow. Well, it was a 10 day trip. It makes sense to organize it by day one, day two, day three, day four. And yeah, that’s how I’m going to make the videos.

I don’t care about telling a beautiful story that is all interwoven. My brain, I can’t handle that. That’s why I love fiction because I’m incredibly amazed at fiction writers because they can tell a story in so many different ways, not just chronologically. The only way I know how to tell a story is chronologically.

This was the beginning, this was the middle, and this is the end. I don’t know how to do fancies. stuff. And I have friends that are YouTubers who do videography and they travel and they tell these beautiful stories and they don’t always go from start to finish. They can tell a story in a different way. I can’t do that.

Start to finish. So I started and I started organizing stuff and there’s timestamps on videos and everything. So it’s just like, okay, cool. Day one, Monday, you know, day two. I put the dates on those and slowly chipped away and I didn’t get it all done at once. And here’s where the timer comes in and is so important.

I struggle with the fact that I can’t get everything done all at once. So normally what I would do is I would work at a task until I burn out and then I never want to see that task again. So if I hadn’t set myself a timer, I would have gone, all right, I’m going to work on this and work on this and work on this.

And then I would fall into this zone, almost obsession of like, I can keep going, I can keep going. I’m getting organized. I can do this. I can get all of these thousands of files organized today. I just stay at my desk and I keep plugging away and I keep plugging away. And it’s not healthy, but that’s how my brain gets into the zone on a task.

And then I look up and it’s been hours and I haven’t eaten. I have a water bottle sitting next to me that I haven’t touched. I have. a migraine headache and I’m just exhausted and drained and what I’ll do is I’ll close the computer and I’ll go to eat something and I’ll never come back because the thought of going back to the project isn’t fun because the project feels like misery and it feels like a headache and it feels like more overwhelmed because all I did was like close the computer and walk away and I’m like, I can’t ever remember what I was last doing again.

Are you seeing a pattern? I’m going back to like the books on the shelf. I can’t remember. where I left off. So it’s easier to just not deal with it. And the more days that go by, the less I can remember. And then it’s just like starting all over from scratch. The next time I come into a project, the way to mitigate that was with the 45 minutes timer.

And it was just like, when that timer goes off, I have to stop. So I organized photos and organized photos and timer goes off and I have to stop. And then what do I do with that remainder of 15 minutes? This is the thing that I’ve found super, super helpful for me is I will stop what I’m doing and I use that last 15 minutes to tidy up the project so that I know where to start next time.

So I have one page that I go to, this document, and I write in a little bit about what I got done that day. I did this. I made a first draft of this video for this day. I stopped at minute 12. I need to start next time, pick up back here, do this, this, and this. So it’s two parts. It’s the how, what I got done that day, and then where I should pick up the next time.

And I also made myself a little note of how things were organized. So I decided to organize all of the folders by day. I got to here, this is here, how to start in the future. I did little notes on that. And what that does is it completely eliminates the fear of coming back to that project because half of my fear at facing a project is distraction.

I know that given any little excuse, my brain will go off looking for something else to do. If I have to open up too many tabs, if I have to think too much, I won’t be able to get it done. So by leaving myself no choice, it makes it so much easier to come back to the project. And by stopping before I am angry, tired, frustrated, it always leaves me a good feeling around the project.

So many times. I’m in the zone. An hour is not that much time. I can get in the zone for four hours. Four hours is the sweet spot. But I don’t let myself get sucked in like that because I know it’s so easy to overdo it and I don’t want to ruin this. So you can, of course, adapt this to you. You can set it in a two hour increment if you want.

You can set it wherever you want. A sweet spot is for you where you’ve got a good bit of work done, but you’re not overdoing it. And I’m always amazed by the 45 minutes. It goes by so fast, but I also feel like I get a good bit done each time. So the way that the Antarctica project works now, as of when I’m recording this episode, is I am about three days into the project.

Like three days of video, had a first draft done, which is really exciting because the next day is the day we actually reach Antarctica. So that’s going to be fun to edit. But what I’m doing is just. Just chipping away an hour at a time, and I’ve not given myself any time requirements because this is supposed to be fun.

So I’m not making it like you must do an hour every day. It’s more of just like when I feel like doing it, I know exactly what to do. I open the computer. I plug in my hard drive. I go directly to the page that’s called Antarctica Project and I open it up and there’s a thing right at the top that says next time and it tells me exactly what to do because I filled it out last time.

So it’s specific and intentional. Connect the hard drive, open the video editing software, open up this project, this day, you’re at minute 13, start editing, take it away. Actually, no, that’s not true. I have two more very important things in there. Set a timer for 45 minutes, set a timer for an hour because that way I can set the timer for 45 minutes.

And it’ll go off and remind me, and then I don’t even have to stop what I’m doing, I know that the next timer will go off at the hour mark, and by that time I should have everything tidied up, and all my notes done, and all that. So, I’m able to just relax and have fun. I go into the project, and I know that I’m not scared that I’m going to overdo it because the timer’s going to snap me out of it.

And when the timer goes off, I know, okay, you know you want to keep pushing, Michonne, you know you want to keep going. is fun. But if you overdo it, it’s not gonna be fun anymore. So wrap up, take your little notes. Every time you leave these notes, you’re setting yourself up for success the next time that you come in and get to work on these.

So do that and walk away. And it’s been wonderful. And I’m starting to apply this to other areas and other projects in my life because I like the neatness of it. I like the cutting myself off before I burn out. And I’ve worked with a business coach for over a year and a half. And from sometime in 2022 and 2023, and one of the things we discussed was my burnout.

I had hit a point where I was just working so hard that I burned out, and then I was afraid of working hard from that point on because the only two modes I knew were burnout and then burnout. exhaustion and not wanting to get back into my work and then getting into my work and it feeling good and exciting and happy, but pushing myself so hard that I would burn out.

And it was just this constant up and down waves, which now I understand a bit more about how my brain works. And like, yeah, there’s no better feeling for me and the world than being excited and passionate and happy about something and getting like to do that for work. It’s amazing. I love it, but I don’t know how to stop because with my brain I can have such laser focus into this one thing that everything else falls away and I don’t take care of myself.

I don’t eat right. I don’t care about anything else. I don’t remember details about anything else. It’s only this one thing that matters. Well, I can’t let myself live like that. I need to be able to use that. It is incredibly powerful, but I need to harness it. And so I found a way to harness it with using timers.

And set amount of times to go, okay, cool. If you get to the end of this and you’re excited about it, it’ll be there tomorrow. It’s okay. Go have fun with your friends. Go hang out, read a book, go for a long walk. You know that it’s there tomorrow. And if you wake up tomorrow and you’re excited about it, well, cool.

You’ve got time to go in there and do another hour. And basically just learning how to slow myself down to think about the things that I want to accomplish in life. over the long term and the big picture versus letting myself get sucked into unhealthy short term habits. This year and in this summer when I started on the Antarctica Project, I’ve probably only done, to be honest, about six or seven hours of work on the Antarctica Project and it’s come a long way.

It’s going to need probably I’d say a good 10 to 15 more that’ll start to be looking really, really good because what I’m doing now, I’ve only gone through the first draft of videos. I really will need to go back and cut more stuff and see them with fresh eyes and all that good stuff. But it’s nice because if you would ask me in the beginning, How many hours it was going to take.

I would have said hundreds, hundreds of hours. It’s going to take days. It’s going to take years. Like I can be really dramatic and over the top. But that’s what it feels like when you’re hiding under overwhelm. When you’re just not even getting started with something because it seems so overwhelming.

Almost everything in life is not as overwhelming as we make it out to be. It’s just the fact that we’re not doing anything about it. So it’s just. sitting there in our minds, growing even bigger and bigger and bigger, actually getting down to it and getting going with it. Huh. If you’d told me that it would have only taken like three or four hours to clean up the video footage and put it into folders, I’d have been like, what?

I can do that. It’s like a Saturday morning. I had no idea. Right. I just wasted so much time not getting started. But now that I have this system, it is one that I am slowly again, slowly is key here branching out to other aspects of my life. Because another thing that I do is I tend to go, Oh my God, if this is working, I have to redesign my entire life.

around this and I need to do it immediately. So I’m trying not to do that and working on being slow and steady instead and really just like take some time to slowly apply this to other projects, to my work, to how I do things so that ideally in the future, in the not so distant future, my life is a collection of tidied up and organized and I know that I can chip away at them.

And if I just am consistently chipping away at them here and there over time, I’m going to make progress on them more so than if I just Stay stuck hiding under a pile of overwhelm and never getting going. So I hope today’s episode was helpful for you. As always, you can reach out on Instagram at liveworktravelig.

You can also get a hold of me via email at hello@liveworktravel.com. And if you would like to get started on your freelancing journey, again, this is an area where you may want to just. Get started. Chip away. Set a timer. If you spent one hour here and there chipping away toward building your freelancing career, that is more progress than just staying in the phase of thinking about it someday.

So I do have a freelancing course for beginners. It takes you through the exact steps I took from zero and knowing nothing about freelancing to actually earning 100, in a year all through freelancing. That course is called The Escape Hatch and you can find it at liveworktravel.com/escape.

That is all for me this week. I look forward to being back next Monday with another episode. See you then.

 


Introducción:

No hay mejor sentimiento para mí y para el mundo que estar emocionado, apasionado y feliz por algo y tener ganas de hacerlo por trabajo. Es asombroso. Me encanta. Pero no sé cómo parar porque con mi cerebro puedo concentrarme tanto en esto que todo lo demás se desvanece y no me cuido.

No como bien. No me importa nada más. No recuerdo detalles sobre nada más. Sólo esto es lo que importa. Bienvenido al podcast de viajes de trabajo en vivo. Soy su anfitrión, Mashon Thomas, un ex profesor de secundaria que renunció a los 30 para convertirse en un profesional independiente de seis cifras y un nómada digital.

Estás en el lugar correcto si estás listo para aprender cómo el trabajo independiente puede ayudarte a trabajar desde cualquier lugar, ganar mucho dinero y vivir la vida que tú diseñes. Estoy compartiendo todo lo que he aprendido para llegar a donde estoy hoy para poder apoyarte en tu viaje, porque este estilo de vida es simplemente demasiado bueno para no compartirlo.

Episodio:

Así que hoy me gustaría hablar sobre algo que descubrí que me ha ayudado mucho últimamente y me encantaría compartirlo con aquellos de ustedes que me escuchan. Algunos de ustedes quizás sepan que tengo TDAH. De hecho, me diagnosticaron como adulto a los 38 años a principios de este año. Así que ha sido un viaje para descubrir y hacer las paces y entenderme más a mí mismo y también entender por qué lucho tanto con las cosas.

Y lo hermoso de esto es que he ido encontrando estas pequeñas formas. aceptarme a mí mismo y darme cuenta cuando me estoy castigando por no poder hacer algo de una manera que otra persona neurotípica podría hacerlo. Y el hecho es que todos tenemos cerebros diferentes y diferentes cosas en las que destacamos, diferentes cosas con las que luchamos.

Y a lo largo de este año hice la prueba, creo que fue en febrero de 2023. Así que a lo largo de este año, ha sido agradable desarrollar una mayor sensación de contenerme y dejar de castigarme. No va a hacer nada. ¿Cómo podemos solucionar esto? Hay dos maneras. Es como desarrollar un sistema que funcione para ayudarme a solucionar el problema con el que estoy luchando.

O simplemente a veces hay que aceptarlo y decir: sí, así es como soy. Y me voy a reír y de todos modos voy a amar esa parte de mí. Y puede ser hermoso si así lo decido, ¿verdad? Cuidé una casa a principios de año. Y me senté dos veces para la misma pareja, ¿verdad? Se fueron y yo me quedé vigilando su casa y su gato.

Y la primera vez que estuve allí, fui a la estantería. Me encanta que tuvieran todas estas estanterías y tantos libros para leer. Pasé mis días leyendo libros y simplemente relajándome, trabajando un poco y todo eso, pero probablemente leí unos cinco o seis libros. Y varios de ellos eran de la misma autora, Lisa Jewell.

Y es una especie de misterio, como la novela policíaca, algo sucedió. Es el libro completo y tratar de descubrir qué diablos está pasando con él. Y. Uf, perdí el hilo de mis pensamientos allí, que es exactamente lo que sucede mucho en mi vida. Y puedo irme, Dios mío, ¿por qué no puedo mantener el rumbo? Lo cual hago muchas veces, pero estoy aprendiendo a reírme más de ello y simplemente decir, está bien, lo que sea.

Así es como funciona tu cerebro. De todos modos, leí todos estos libros. Así que me senté en la casa. Estuve fuera durante aproximadamente un mes y medio. Regresé y me senté otra vez en esa misma casa mirando a su gato mientras estaban fuera, y regresé y vi la estantería otra vez, y vi todos estos libros alineados de Lisa Jewell, y pensé, oh sí, me gustaba. cosa.

Y pensé: ¿leí todo esto la última vez? Creo que hubo algunos a los que no llegué. Entonces comencé a sacar los libros de la estantería, estaba leyendo la parte de atrás y pensaba, realmente no recuerdo qué pasó con esto. Y luego saco otro y lo que pasó en este tampoco. Estoy como, sé que leí este.

Este era el del bebé, eh, eh, y la gente, y no recuerdo exactamente quién era el malo y qué pasó. Y hago el siguiente y digo, está bien, sí. Y luego este fue en el que, cierto, el marido estaba teniendo la aventura y luego alguien, sí, ese, fue asesinado, pero no recuerdo quién lo hizo.

Tuve un momento en el que dije: Simplemente se detuvo y pensé: ¿Es esto normal? Leí estos libros hace como un mes y medio. ¿No debería recordar quién lo hizo? ¿No debería recordarlo? Y como puedo hacer algo vago, si paso las páginas un poco, pensé, está bien, sí, sí. Recuerdo haber leído esto, pero no necesariamente recuerdo lo que sucedió en él.

Y me sacudió un poco. Yo estaba como, creo que hay algo mal en mí. Pero luego pienso, está bien, puedo elegir verlo como si algo estuviera mal en mí, o simplemente puedo reírme ahora mismo y decir: “Es increíble cómo funciona mi cerebro si la información no es importante”. Y seamos realistas, la novela policíaca de esos libros no es crítica para mi vida de ninguna manera.

No me ayuda a ser un mejor propietario de negocio. No me ayuda a hacer las cosas que amo, como crear cosas y viajar más como si no fuera así. Integral para ser quien soy día tras día. Y por la forma en que funciona mi cerebro, ha decidido priorizar la información que hay. Eso es todo lo que puede permitirse conservar en un momento dado.

Así que me reí mucho parado frente a la estantería. Y fue como, mira, esto es algo hermoso a su manera. Puedo releer estos libros dentro de unos meses y no tendré idea de lo que pasó. Más o menos recordaré cosas. Pero habré olvidado todos los detalles, por eso es genial. Mi trilogía favorita es la trilogía La chica del dragón tatuado de Stieg Larsson.

Y ese es un conjunto de libros que releo cada dos años. Porque sí, aunque recuerdo los puntos importantes, los puntos más importantes de lo que pasó, olvido todos los pequeños detalles. Está salpicado. Así que cada vez que los leo, no es como si lo leyera completamente nuevo. Hay una sensación de familiaridad como, Oh, recuerdo que hay un gran misterio.

¿Que pasó aquí? Mmm. Pero hay suficientes novedades que es divertido leer cada vez que los releo. Ahora se destacan porque son tan buenos que mucho más del drama y lo que pasó y todo lo que hay en ellos se queda conmigo. Pero estos otros misterios que acabo de resolver hace unos meses, realmente no se mantuvieron.

Y sí, me reí y pensé: así es la vida. Puedo elegir castigarme por eso o simplemente reírme y aceptar mi forma de ser. Y tiene sentido porque siempre me he preguntado cómo es posible que tantos de mis hermanos, y muchos de mis amigos, retengan tanta información sobre libros y películas.

Y pueden contarme sobre una película que he visto, a veces una película que he visto tres o cuatro veces. Y yo dije, sí, quiero decir, se trataba de una cosa y se trataba de, no lo recuerdo, pero recuerdan los nombres. Recuerdan a los actores que interpretaron, recuerdan lo que pasó en la película.

Recuerdan cierto diálogo de la película. Y siempre me ha fascinado eso y pensé que algo andaba mal en mí. Y ahora estoy llegando al punto de aceptar que no, simplemente soy diferente. Y mi cerebro, si algo no es realmente importante para mí, entra y se va.

Y sé que no estoy roto, ¿verdad? Sé que no es nada malo. Sé que realmente se trata de lo que es importante para mí porque hay otros libros. Hay libros de negocios, por ejemplo, o libros que me han enseñado cosas sobre crecimiento y desarrollo personal y conceptos de negocios y varias cosas de las que luego puedo hablar.

y hablo muy vívidamente, incluso si ha pasado un tiempo desde que los leí. Por ejemplo, el libro de Johan Hari, Lost Connections, que leí en 2023 durante el tiempo que estuve en Croacia, lo tomé sin saber qué era y simplemente lo devoré y luego se lo conté a toneladas de amigos porque En realidad, fue algo que siento que puede ayudarme en mi día a día y puede ayudar a mis amigos en su día a día y me recuerda la importancia de lidiar con la ansiedad, la depresión y las causas detrás de ellas.

Y luego cosas que todos podemos hacer día tras día para ayudarnos a nosotros mismos. Es como tener un propósito, tener fuertes conexiones sociales, hacer cosas que sean significativas, salir, caminar, moverse, hacer ejercicio y cosas así. Entonces sé que tengo la capacidad de retener información. Sólo sé que mi cerebro.

Es bella a su manera y elige lo que es importante para mí y lo que no, ¿verdad? Y sé que puedo retener las cosas cuando son importantes para mí. Está la cantidad de veces que he llegado a tiempo a cosas en todo el mundo. Sé que soy capaz. Mi cerebro simplemente tiene su propia forma de ser única y original.

A mí. De todos modos, volvamos a la estantería. Encontré un libro que no había leído sobre Lisa Jewels y lo saqué y dije, está bien, sí. He hojeado este. Leí la parte de atrás. Estoy 100 por ciento seguro. No leí este libro. Entonces me senté y leí eso y luego puedo sonreír sabiendo que sí, será en unos meses.

Ese libro también será bastante nuevo y podría leerlo de nuevo y probablemente no recordar qué sucede exactamente en él. Y eso es algo hermoso. Así que sí, ha habido un largo viaje de descubrimiento y de aprender a aceptar cómo funciona mi cerebro. Y este año ha sido de gran ayuda para enseñarme muchas más formas de ser feliz y aceptar mi cerebro y cómo es, especialmente para cosas como esa en las que no es gran cosa.

No importa si recuerdo esos libros o no. Ya no estoy en la escuela. No se les hará ninguna prueba. No importa. Eran simplemente algo que hacía por diversión, ocio y relajación. Por otro lado, hay ocasiones en las que quiero desarrollar sistemas que me ayuden porque hay cosas que son importantes y no quiero dejarlas pasar por alto.

Por eso quiero dedicar parte de este episodio a hablar sobre eso y sobre algo que descubrí recientemente y que realmente me está ayudando. Entonces descubrí esto cuando estaba pensando en mis imágenes de la Antártida. Fui a la Antártida en noviembre de 2022 y en el verano de 2023 me encontré sin haber hecho nada para hacer nada con todos los videos que tomé durante ese viaje.

Y la razón por la que tomé todo un video. Fue porque quería compartirlo con las personas que amo. Hay miembros de mi familia, amigos y muchas personas que conozco que, o A, no tienen ningún deseo de ir a la Antártida nunca, o B, tal vez nunca tengan la oportunidad. Y quería compartir con ellos cómo era, pero no pude empezar porque cada vez que pensaba en el vídeo, simplemente pensaba, abrumada.

Me puse tan ansiosa, abrumada. Fue como, no tiene sentido comenzar porque hay una montaña de cosas que hacer y puedo ver y sentir cada detalle de algo que hay que hacer y me está asustando y es abrumador y voy a ir a asomar la cabeza. debajo de una almohada. Y me he sentido así muchas veces en mi vida.

No fue hasta este año, cuando vi más videos de YouTube sobre el TDAH y cosas así, que me di cuenta: Oh, esto es totalmente normal. Es totalmente común. No soy sólo yo quien se siente así. Dejar que la montaña se haga más y más grande mientras yo me vuelvo demasiado abrumador, demasiado abrumador.

Esperaré un año cuando sea aún más grande y haya más cosas que hacer y todo este caos y sí. Entonces lo ignoré. Lo ignoré durante mucho tiempo. Aunque realmente quería hacer los videos. Ni siquiera pude llegar a ese punto porque pensé: tengo que pasar por eso. Tengo que ir a organizarlo.

Ni siquiera sé por dónde empezar, así que simplemente no lo haré. Entonces, lo que terminé haciendo fue increíblemente útil, tan útil que intenté comenzar a aplicarlo en otras áreas de mi vida. es dividir las cosas en trozos súper, súper, súper, súper manejables. Y aquí está el problema. Como cuando vi a la gente decir eso en YouTube o lo que sea, es como, pero no lo entiendes.

Es muy dificil. Es muy difícil que me guste, porque algunas personas dirán que se debe trazar una lista de todo lo que hay que hacer de principio a fin para un proyecto. Y encuentro ese consejo increíblemente inútil por dos razones. Número uno, eso es increíblemente abrumador. Como si pudiera enumerar 187 cosas que necesito hacer.

Y luego miro esa lista y pienso, eh, sí, nunca voy a empezar. Pero también simplemente porque es una distracción. Puedo hacer listas. Es todo el día y mi cerebro no funciona exactamente en una lista. Como si todo lo que tuviera que hacer fuera una lista, alguien dijo: Michonne, necesitamos que te sientes y que pienses en un proceso que debes realizar en tu vida y que hagas la mejor lista de todos los tiempos.

Como todo lo que puedes incluir en esa lista para todo el proceso de la A a la Z. Yo podría hacerte esa lista. Podría hacerlo y probablemente tendría mil cosas. Y si tomaras esa lista y luego te fueras y nunca más tuviera que lidiar con eso otra vez, sería genial.

En realidad, sería un proyecto divertido si todo lo que tuviera que hacer fuera hacer la lista. Sería como, genial, puedo hacerte la mejor lista del mundo. Me encanta hacer listas. Las listas son una excelente manera de distraerme de hacer cualquier trabajo. Puedo hacerte listas todo el día. Pero el problema no es sólo estar en la lista.

Es el hecho de que también tengo que hacer todo lo que está en la lista. Entonces, en mi caso, estoy pensando, genial, me tomaré un mes y haré esta increíble lista. Pero luego me entristezco porque sé que hay muy pocas posibilidades de que realmente complete la lista. Nuevamente, esto es sólo para cosas en las que trabajo solo.

Si estoy trabajando con otras personas y ellos pueden aliviar parte de esa carga y ayudar con la lista, eso es una cosa. Pero yo en general, para las cosas que necesito hacer. No me resulta muy útil hacer una lista detallada. En cambio, necesito empezar. Sin embargo, no puedo empezar porque estoy abrumado por todas las cosas que tengo que hacer y porque ni siquiera tengo una lista o un punto de partida.

Entonces es como esta cosa dando vueltas que es básicamente horrible. Lo que me obligué a hacer con el Proyecto Antártida. Era elegir una hora y empezar. Así que puse un cronómetro durante una hora y comencé ese primer día. Y luego refiné el sistema un poco más durante el día siguiente para que fuera una hora, pero 45 minutos y luego 15 minutos.

Así es como abordo el proyecto de la Antártida. Y así es como empiezo a abordar otros proyectos en mi vida. En lugar de hacer una lista, simplemente comience. Así que puse el cronómetro en 45 minutos y fue como, bueno, proyecto Antártida. ¿Que necesito hacer? Bueno, necesito encontrar mi maldito vídeo. ¿Dónde está?

Entonces tomo el disco duro, lo conecto a mi computadora y lo abro. Y tienes millones de fotos y videos de la Antártida. Y yo digo, está bien, necesito organizar esto de alguna manera. Bueno, fue un viaje de 10 días. Tiene sentido organizarlo por día uno, día dos, día tres, día cuatro. Y sí, así es como voy a hacer los videos.

No me importa contar una historia bonita que esté todo entretejida. Mi cerebro, no puedo manejar eso. Por eso me encanta la ficción, porque me sorprenden muchísimo los escritores de ficción porque pueden contar una historia de muchas maneras diferentes, no sólo cronológicamente. La única manera que conozco de contar una historia es cronológicamente.

Este fue el comienzo, este fue el medio y este es el final. No sé hacer fantasías. cosa. Y tengo amigos que son YouTubers que hacen videografías y viajan y cuentan estas hermosas historias y no siempre van de principio a fin. Pueden contar una historia de una manera diferente. No puedo hacer eso.

Empezar a acabar. Entonces comencé y comencé a organizar cosas y hay marcas de tiempo en videos y todo. Entonces es como, está bien, genial. Día uno, lunes, ya sabes, día dos. Puse las fechas en ellos y poco a poco fui eliminando y no lo terminé todo de una vez. Y aquí es donde entra en juego el cronómetro y es tan importante.

Lucho con el hecho de que no puedo hacer todo de una vez. Entonces, normalmente lo que haría es trabajar en una tarea hasta cansarme y luego no quiero volver a ver esa tarea nunca más. Entonces, si no me hubiera puesto un cronómetro, habría dicho, está bien, voy a trabajar en esto y trabajar en esto y trabajar en esto.

Y luego caía en esta zona, casi obsesionada con algo así como, puedo seguir, puedo seguir. Me estoy organizando. Puedo hacer esto. Puedo organizar todos estos miles de archivos hoy. Simplemente me quedo en mi escritorio y sigo trabajando y sigo trabajando. Y no es saludable, pero así es como mi cerebro se concentra en una tarea.

Y luego miro hacia arriba y han pasado horas y no he comido. Tengo una botella de agua a mi lado que no he tocado. Tengo. una migraña y estoy simplemente exhausto y agotado y lo que haré es cerrar la computadora e iré a comer algo y nunca volveré porque la idea de volver al proyecto es No es divertido porque el proyecto se siente como miseria y como un dolor de cabeza y me siento más abrumado porque todo lo que hice fue cerrar la computadora y alejarme y pienso, nunca más puedo recordar qué estaba haciendo por última vez. .

¿Estás viendo un patrón? Me van a volver a gustar los libros de la estantería. No lo recuerdo. donde lo dejé. Entonces es más fácil simplemente no lidiar con eso. Y cuantos más días pasan, menos recuerdo. Y luego es como empezar de cero. La próxima vez que entro en un proyecto, la forma de mitigarlo fue con el temporizador de 45 minutos.

Y fue como, cuando suena el cronómetro, tengo que parar. Así que organicé fotos y organicé fotos y el cronómetro suena y tengo que parar. ¿Y luego qué hago con esos 15 minutos que me quedan? Esto es lo que me ha parecido muy, muy útil para mí: dejaré lo que estoy haciendo y uso esos últimos 15 minutos para ordenar el proyecto y saber por dónde empezar la próxima vez.

Entonces tengo una página a la que voy, este documento, y escribo un poco sobre lo que hice ese día. Hice esto. Hice un primer borrador de este vídeo para este día. Me detuve en el minuto 12. Necesito empezar la próxima vez, retomar aquí, hacer esto, esto y esto. Entonces son dos partes. Es el cómo, lo que hice ese día y luego dónde debo continuar la próxima vez.

Y también me hice una pequeña nota de cómo estaban organizadas las cosas. Entonces decidí organizar todas las carpetas por día. Llegué hasta aquí, esto está aquí, cómo empezar en el futuro. Hice pequeñas notas sobre eso. Y lo que eso hace es eliminar por completo el miedo a volver a ese proyecto porque la mitad de mi miedo al afrontar un proyecto es una distracción.

Sé que ante cualquier pequeña excusa, mi cerebro buscará otra cosa que hacer. Si tengo que abrir demasiadas pestañas, si tengo que pensar demasiado, no podré hacerlo. Entonces, al no dejarme otra opción, es mucho más fácil volver al proyecto. Y al detenerme antes de sentirme enojado, cansado o frustrado, siempre me deja una buena sensación en torno al proyecto.

Tantas veces. Estoy en la zona. Una hora no es mucho tiempo. Puedo estar en la zona durante cuatro horas. Cuatro horas es el punto ideal. Pero no me dejo atrapar de esa manera porque sé que es muy fácil exagerar y no quiero arruinar esto. Así que, por supuesto, puedes adaptarlo a tus necesidades. Puede configurarlo en un incremento de dos horas si lo desea.

Puedes configurarlo donde quieras. Un punto óptimo para usted es aquel en el que ha trabajado bastante, pero sin exagerar. Y siempre me sorprenden los 45 minutos. Pasa muy rápido, pero también siento que hago un buen trabajo cada vez. Entonces, la forma en que funciona el proyecto de la Antártida ahora, al momento de grabar este episodio, es que llevo aproximadamente tres días en el proyecto.

Como tres días de video, hice un primer borrador, lo cual es realmente emocionante porque el día siguiente es el día en que realmente llegamos a la Antártida. Así que será divertido editarlo. Pero lo que estoy haciendo es justo. Simplemente estoy reduciendo una hora a la vez y no me he impuesto ningún requisito de tiempo porque se supone que esto es divertido.

Así que no lo haré como si tuvieras que hacerlo una hora todos los días. Es más bien como cuando tengo ganas de hacerlo, sé exactamente qué hacer. Abro la computadora. Conecto mi disco duro. Voy directamente a la página que se llama Proyecto Antártida y la abro y hay algo justo en la parte superior que dice la próxima vez y me dice exactamente qué hacer porque lo completé la última vez.

Entonces es específico e intencional. Conecta el disco duro, abre el software de edición de video, abre este proyecto, este día, estás en el minuto 13, comienza a editar, llévalo. En realidad, no, eso no es cierto. Tengo dos cosas más muy importantes ahí. Pon un cronómetro en 45 minutos, pon un cronómetro en una hora porque así puedo poner el cronómetro en 45 minutos.

Y sonará y me lo recordará, y entonces ni siquiera tengo que dejar lo que estoy haciendo, sé que el próximo cronómetro sonará a la hora, y para ese momento debería tener todo ordenado. , y todas mis notas hechas, y todo eso. Entonces puedo simplemente relajarme y divertirme. Entro en el proyecto y sé que no tengo miedo de exagerar porque el cronómetro me sacará de allí.

Y cuando suena el cronómetro, lo sé, está bien, sabes que quieres seguir presionando, Michonne, sabes que quieres seguir adelante. es divertido. Pero si te excedes, ya no será divertido. Así que termina, toma tus pequeñas notas. Cada vez que dejas estas notas, te estás preparando para el éxito la próxima vez que entres y te pongas a trabajar en ellas.

Entonces haz eso y vete. Y ha sido maravilloso. Y estoy empezando a aplicar esto a otras áreas y otros proyectos de mi vida porque me gusta su pulcritud. Me gusta aislarme antes de quemarme. Y he trabajado con un coach empresarial durante más de un año y medio. Y desde algún momento de 2022 y 2023, una de las cosas que discutimos fue mi agotamiento.

Llegué a un punto en el que estaba trabajando tan duro que me quemé, y luego tuve miedo de trabajar duro a partir de ese momento porque los únicos dos modos que conocía eran agotamiento y luego agotamiento. agotamiento y no querer volver a mi trabajo y luego hacerlo y sentirme bien, emocionante y feliz, pero esforzándome tanto que me agotaría.

Y fueron estas constantes ondas arriba y abajo, las que ahora entiendo un poco más sobre cómo funciona mi cerebro. Y sí, no hay mejor sentimiento para mí y para el mundo que estar emocionado, apasionado y feliz por algo y tener ganas de hacerlo por trabajo. Es asombroso. Me encanta, pero no sé cómo parar porque con mi cerebro puedo concentrarme tanto en esto que todo lo demás se desvanece y no me cuido.

No como bien. No me importa nada más. No recuerdo detalles sobre nada más. Sólo esto es lo que importa. Bueno, no puedo permitirme vivir así. Necesito poder usar eso. Es increíblemente poderoso, pero necesito aprovecharlo. Entonces encontré una manera de aprovecharlo mediante el uso de temporizadores.

Y establece la cantidad de veces que faltan, está bien, genial. Si llegas al final de esto y estás emocionado, estará allí mañana. Está bien. Ve a divertirte con tus amigos. Sal a pasar el rato, lee un libro, da un largo paseo. Sabes que estará allí mañana. Y si te despiertas mañana y estás emocionado por ello, bueno, genial.

Tienes tiempo para entrar allí y trabajar otra hora. Y, básicamente, aprender a reducir el ritmo para pensar en las cosas que quiero lograr en la vida. a largo plazo y el panorama general en lugar de dejarme atrapar por hábitos poco saludables a corto plazo. Este año y este verano, cuando comencé en el Proyecto Antártida, probablemente solo he trabajado, para ser honesto, unas seis o siete horas de trabajo en el Proyecto Antártida y he recorrido un largo camino.

Probablemente necesitará unos 10 o 15 más que empezarán a verse muy, muy bien porque lo que estoy haciendo ahora, solo he revisado el primer borrador de los videos. Realmente tendré que volver y cortar más cosas y verlas con ojos nuevos y todas esas cosas buenas. Pero es bueno porque si me preguntaran al principio cuántas horas iba a tomar.

Habría dicho cientos, cientos de horas. Va a llevar días. Va a llevar años. Como si pudiera ser realmente dramático y exagerado. Pero eso es lo que se siente cuando te escondes bajo el abrumamiento. Cuando ni siquiera estás empezando con algo porque parece muy abrumador.

Casi todo en la vida no es tan abrumador como creemos. Es sólo el hecho de que no estamos haciendo nada al respecto. Entonces es solo. sentado allí en nuestras mentes, creciendo cada vez más y más, realmente poniéndonos manos a la obra y siguiendo adelante. Eh. Si me hubieran dicho que solo me habría llevado unas tres o cuatro horas limpiar el metraje de vídeo y ponerlo en carpetas, habría dicho: ¿qué?

Yo puedo hacer eso. Es como un sábado por la mañana. No tenía ni idea. Bien. Perdí mucho tiempo sin empezar. Pero ahora que tengo este sistema, lo estoy volviendo a implementar lentamente; lentamente es clave expandirme a otros aspectos de mi vida. Porque otra cosa que hago es decir: Dios mío, si esto funciona, tengo que rediseñar toda mi vida.

alrededor de esto y necesito hacerlo de inmediato. Así que estoy tratando de no hacer eso y, en cambio, trabajo en ser lento y constante y realmente me tomo un tiempo para aplicar esto lentamente a otros proyectos, a mi trabajo, a cómo hago las cosas para que, idealmente, en el futuro, en el En un futuro no muy lejano, mi vida es una colección de cosas ordenadas y organizadas y sé que puedo eliminarlas.

Y si los estoy eliminando constantemente aquí y allá a lo largo del tiempo, progresaré más que si simplemente me quedo atrapado, escondido bajo un montón de cosas abrumadoras y nunca pongo en marcha. Espero que el episodio de hoy haya sido útil para ti. Como siempre, puedes comunicarte con Instagram en liveworktravelig.

También puedes comunicarte conmigo por correo electrónico a hello@liveworktravel.com. Y si desea comenzar su viaje como autónomo, nuevamente, esta es un área en la que quizás desee hacerlo. Empezar. Chip lejos. Establece un cronómetro. Si pasaste una hora aquí y allá trabajando para construir tu carrera como autónomo, eso es más progreso que simplemente quedarte en la fase de pensar en ello algún día.

Así que tengo un curso independiente para principiantes. Lo lleva a través de los pasos exactos que tomé desde cero y sin saber nada sobre el trabajo independiente hasta ganar 100, en un año durante todo el trabajo independiente. Ese curso se llama The Escape Hatch y puede encontrarlo en liveworktravel.com/escape.

Eso es todo para mí esta semana. Espero volver el próximo lunes con otro episodio. Hasta entonces.