EP 47: The birthday episode: Reflecting on now vs. someday

English Transcript

Transcripción en Español

Please note: The transcripts are created automatically from the podcast and there may be errors in them. We hope that’s not too distracting and you still get value out of the episode. Thank you for reading. 🙏🏻

Introduction:

And I think that in this world that we live in today, there’s just this obsession with a someday instead of an obsession with the now, when the now is all that we really have. And I am so, so guilty of this. I will think to myself something like, yeah, one day I want to do XYZ instead of actually just making a plan and doing the thing.

It’s really easy to make excuses sometimes for things instead of actually just looking at the bare hard facts. In making them happen. Welcome to the Live Work Travel podcast. I’m your host, Michelle Thomas, a former middle school teacher who quit at 30 to become a six-figure freelancer in digital Nomad.

Instead, you’re in the right place. If you’re ready to learn how freelancing can help you to work from anywhere, make great money, and live a life that you design. I’m sharing everything I’ve learned to get to where I am today in order to support you on your journey because this lifestyle is simply too good not to share.

Episode:

Welcome back to the LiveWork Travel Podcast. It was my birthday yesterday and so I am in a very reflective mood. I do enjoy having a December birthday because it just feels very fitting to be turning a new year both for me with my birthday but then also with New Year’s right around the corner and just to reflect back over the things that I have accomplished in the past year and one of them being this podcast.

It’s absolutely incredible to think that I started this in February in Buenos Aires, and it’s been going out steadily every week all year since then. That is really, really cool. Something I definitely didn’t have in mind on my last birthday, and it’s just due to the amazing, wonderful people around me that this has become a reality.

Both my friends, who believed in me and encouraged me and also the people who listen and have reached out and kept giving me encouragement along the way. And then also my team, every person who has worked with me, some have now left and gone on to other things. One of the guys who was really instrumental in helping me get the system up and running left to go study at a master’s program.

I am super grateful to him and to everyone else who has just been involved with the podcast along this year. My podcast editor, Jose, in Argentina, actually, has just been absolutely wonderful and he’s taken over since, I can’t remember exactly, but I believe it was the very second episode. I think I did the first episode myself, which I split into two parts, actually, and it was pure hell.

And so I decided I never wanted to edit another episode of my podcast again and found the amazing Jose and he’s just done incredible work. He takes the ramblings and such that I sit down and produce and he cuts out the mistakes and just makes me sound incredible. And I am just so incredibly grateful to him and just to have a new awe for people who do sound editing.

It’s an incredible skill and I’m just so grateful that he’s in my life and to the rest of the team as well. There have people who’ve come and gone, but it’s just been a team effort to make sure that we get this podcast out each week, and it’s been an incredible lesson for me in terms of using systems to overcome my weaknesses.

I knew from day one that recording a podcast was something that would be exciting for about. five minutes, and then that I would get bored and want to go off and do something else. And it was only understanding at the very beginning, if we don’t do something about this, I’m going to quit on this. And that meant from day one, designing a system that was like, okay, what’s our goal?

Our goal is to go out every Monday without a break for 100 episodes. That is our goal. That’s about two years. And we had to get systems together fast. to make sure that that happened, which means that other people had to step in and be like, okay, Michonne’s going to forget about this and forget about that and the other.

So we’re going to design systems. We’re going to like take this work off her plate. She’s going to get the podcast to us and we’re going to take care of doing this bit and this bit and this bit and this bit and this bit and getting it all out. And we revised and wrote things down and made checklists and organize all this stuff and work together to really produce.

a system, I get to do the part that I like. Actually, to be fair, I don’t like any of it because I hate, I hate hearing my own voice. And I think I’m rambly and scatterbrained, which I am because that’s just how I am and think and stuff and whatnot, right? But I get to do the part that I somewhat enjoy, which is I get to talk and I get to share things that I’ve learned with other people and I know that that is helping.

And then my wonderful team comes around to do all the rest, to shore things up and help me out and their strengths help with all the other things. that I am not good at. So that was not where I had intended to start this episode. But anyway, I’ll leave that all in because in thinking about it and reflecting on it, I am very grateful for this podcast and all of the opportunities that it has brought me throughout the year to reach people and to make an impact, which is what I love.

Where I had planned for this episode to go and where it will turn now is to thinking about about the future. And one of the things that I’ve been reflecting on is I’m 39. In one year, I’m going to be 40. And in 11 years, I’m going to be 50, right? Those are big birthdays, milestone birthdays. It is super weird because in my head I still feel about 16.

I still have moments where I am making decisions and going places and doing things and I’ll stop and think, wait, what? Who gave me permission to do this? Like, I’ll be with my passport in my suitcase in an airport and I’m just like, I’m just going places all by myself. Like, what? When did this happen?

still feel like a kid inside. I still feel like I don’t have it all figured out. And one of the beautiful things is that with every year that goes by, I’m realizing that no one has it all figured out. And we really don’t. We’re constantly learning and growing. And so I started to think about one of the things that I thought I would have figured out by now, which is just kind of like, the heck am I doing in life?

What do I want out of life, and how do I get there? And, you know, if you’d asked me when I was younger, and you said, what do you think your life is going to look like at 39? And you’d ask me this, let’s say, at 14. I’d have been like, well, yeah, well, gone to college and then gotten a job, and then I’ll probably be married and I’ll have some kids.

That’s what I thought life looked like for everyone, because that’s what it looked like for my parents. They’d gone to college. They’d gotten jobs. My dad kept working. My mom was a stay at home mom for a good chunk of my childhood growing up. And they had a whole parcel of kids. There’s seven of us. And that’s what they were like when they were 39.

They were married with kids. And just that’s kind of where the story drops off in a lot of movies, TV shows, all these things, you know, just like that’s what you do. And that’s the kind of arc that you learn about when you are young. A lot of times like that getting married and having kids is The end. No one really talks about anything after that.

It’s like all of your young life is sort of on this trajectory to go to college, get a good job, get married, have kids, and then what? And there’s this big jump to retirement and nobody talks about all those years in between. 20 years, 30 years, whatever it is. So the younger me would have just, yeah, that’s probably what I’ll be doing at 39.

And if someone had pressed it and said, okay, but then like, what else will you be doing? I don’t know, just like working and raising kids. I don’t know. My brain wasn’t equipped to think about other things. And if someone said, what about at 50? I’ll be like, I don’t know, just working. Because that’s what you do.

And my kids will… Probably be ready to go off to college or something. I don’t know, you know, there would have just been all of this. I don’t know’s out there well now i’m 39 and It’s so funny to look at because 14 year old me would have thought 39 my god Like your life is over. Why don’t you just like lay down and die already?

You’re So old . And it’s funny, I get that. I see 18, 19 year olds, 20 years younger than me and I go, God, you look like you’re 12. Was I ever that young? So I can see how they look at me and go, God, you’re so old. You know, it’s just this time distortion when we’re young, not that much older than. still feel so old.

And then when we’re older, looking back, not that much younger than us can feel so young. I cannot believe, truly cannot believe that I went off to university more than 20 years ago. Because when you’re younger, you talk to older people who say, well, you know, 20 years ago, and you’re just like, yeah, that’s.

It’s like a lifetime and I was like, well, it’s actually just two decades, like a lot of stuff has happened, but it hasn’t actually been that much of a passage of time. Anyway, I am rambling a bit and I digress a little bit here, but thinking about that, being 39, thinking about what I want the next year of my life to look like before I’m 40, the next 11 years to look like until I’m 50, could go through the.

future decades after that, 60 and 70 and 80 and whatnot. The reflection that I’m having is around how one year from now or 11 years from now, whatever I want to have happened in my life needs to start with today. The only way to affect Where I am in life at 40, what I’m doing, the people around me, the things that I have, the experiences that I’ve had, the memories that I’ve made, all of that starts with today.

The same thing for 50. One year, it’s a pretty good amount of time to think about, you know, you’re like, do think I have some idea of how the next year will go. The next decade, that can seem so much like, I don’t know, a lot of things can happen in the next 10 years. A lot of things could not happen in the next 10 years, but those all stem from decisions that I make today.

And this is something that’s so powerful that, and I forget it all the time, and I get frustrated with myself for forgetting, is that we have the power to design our lives. Jim Rohn says, if you don’t like something, you know, change it. If you don’t like where you live, get up and change it. Move. You’re not a tree.

And that’s so true. Like, we’re not trees. Like, I’m looking out of my window right now while recording us and I see trees and barring someone coming along and cutting them down. Next year, and there’s a lot of trees that I’m looking at, right? So something may happen to one. There could be a lightning strike in a storm and the tree could be knocked over or a big windstorm and one could fall.

But on the whole looking out. at this group, lots of trees. These trees are going to be here in a year and many of them will be here in 10 years. I’m not those trees though. I can change and I can do different things and I can choose the different things that I want to do, but I have to make those choices.

And this happens to me a lot. I don’t know if it happens to you as well. I get caught up in thinking so much about the big picture that I get too overwhelmed to make smaller decisions that need To be made in order to make up the big picture, right in this way, we can actually use a picture as an example.

If you have a photograph, you look at a 5 by 7 photograph, you see what’s in the big picture, but you don’t see all of the tiny little pixels that make it up. And so the next 11 years of my life, getting from where I am today to where I want to be at 50 is made up of all the tiny little decisions that I make along the way.

And I have the power to influence those. And I forget that all the time. I think many of us do. And it’s frustrating because I’m like, I don’t know where I want to be at 50. Like, what do I want in my life? The thing is, I can sit down and actually decide. I can write out and get very clear on what I want to be and do and to have at 50.

And then I can, Take steps every day or every week, every month here and there to make that happen. As long as I have that clear picture in front of me and then I actually go after it. Now, I am totally happy to admit I suck at this. I love making plans. And then I put them away and never look at them again.

Or, more accurately, I lose them in my digital clutter. They’ll be, you know, on my phone, or on my computer, or in a document. Like, if I don’t have stuff in front of me, it’s almost like it doesn’t exist. It has to be very, very important for my brain to be able to hold on to it. So, I struggle. I make beautiful plans for my life, and then I forget to look at them ever again.

And you can’t… stay on track. It’s like taking out a map, right? And I’m looking at this map, and I’m planning this entire road trip of things that I want to do, and where I want to go, what I want to see, and I’ve got it all plotted out on the map, and then I fold the map up and put it in a drawer, and I never look at it again.

Obviously, the road trip doesn’t happen, and I don’t see any of those beautiful, amazing things. And that is how my brain works most of the time. the time. So what I’ve been thinking about is developing a better system and actually getting used to reviewing it often, checking in on it, and making sure that I’m making progress along the way.

So there’s a couple things that I am working on doing. One is making a list and keeping it top of mind. Now, I don’t like making lists when it comes to trying to plot out 97 steps of a project, right? It can be very overwhelming for me. But I do like making lists. That’s when it comes to fun things that I want to experience in my life and they can be big or small.

They can be things like take my parents to Iceland. That’s a big thing that I want to do in my life and I want to have done that in the next 11 years for sure. Absolutely. So that is a big thing that will take some planning that will take all that. But there’s also small things on my list like plan a Sunday in bed.

Like legit, just hanging out in bed, movies, reading, relaxing. The usual times that I spend all day in bed is when I am hung over like no other. And it’s not fun then, every time I’m lying in bed hung over, which by the way I will say is getting less and less frequent. Cause I’m proud of that this year as well.

I’ve made some definite strides in moderation and just being more careful because I just can’t handle it anymore. Two, three drinks and I’ve got killer hangover. But anyway, usually when I’m laying in bed hungover, I’m thinking to myself, this is miserable. I’m going to spend all day in bed. I’m wasting a day and I feel like absolute shit.

Why didn’t I just choose to plan a day where I lay around and relax and actually enjoy myself? And so that’s one of the things on my list. I want to plan days that I actually just lay around and do nothing. And that’s good for me because I am too much constantly just this guilty feeling of being productive all the time.

So I want to actually choose to enjoy things like that. So that’s two things, right? A big thing, a trip to Iceland and a small thing, just lay around in bed on a Sunday. I can do the Sunday thing like next Sunday. If I choose, so it’s nice to me to have things like that that are accessible that I can just check off my list and be like, yeah, I’m doing that.

And I think that in this world that we live in today, there’s just this obsession with a someday instead of an obsession with the now when the now is all that we really have. And I am so, so guilty of this. I will think to myself something like, yeah, one day. I want to do X, Y, Z, instead of actually just making a plan and doing the thing.

It’s really easy to make excuses sometimes for things instead of actually just looking at the bare hard facts and making them happen. And most of us, no matter where we are, have the ability to sit down with pen and paper and go, what are the things that I would love to have and do in the next year? We can make that list and it’s up to us to actually sit down and do it though.

And it is really hard. I find it to be really hard. I will wander around for days sometimes knowing that like, I really want to sit down and make that list, but actively choosing not to do so. And it makes no sense. It makes absolutely no sense. The only thing I’ve been able to kind of figure out is maybe feelings of, you know, like not deserving to sit down and make a list of everything or like.

that it’s selfish to sit down and make a list of all the things that I want or not being good enough to actually go after and get the things that I want. There’s all these things that are underlying it and it just manifests in procrastination and me wandering around to the point where I have to like look in the mirror sometimes and I’m like, you’re literally trying to sit down and make a list of all the good things you want in your life and you’re choosing to do everything else instead of that.

You’re watching Netflix. You’re going out, you’re just like, you’ll work to not do that. What is going on with you? What’s up with that? I don’t know. It’s strange. It makes no sense. But the other day I did. I sat down and I found for me that it was easier to work on paper instead of on The computer, the computer often reminds me of work.

So sometimes I have to take things that are more creative off of that. But I said, gone to the craft store and I’ve gotten some, a long roll of paper and I got some markers and I just started to sit, I sat down on the floor and just started to put things down. Like, okay, imagining that I’m 50 years old, anything, everything.

What are the things that I want to have done? What are the things that I want to have accomplished? What are the things that I want? What kind of friends do I want in my life? What kind of experiences do I want to have had? What are all those things that I keep putting off for some day? And it was a really, really helpful experience.

I walked away from it and I’ve left it out. I’m going to go back and add more because again, I’ve talked about this in other episodes, but there’s a sense of overwhelm when you don’t get started with something. But then when you actually put it down to paper, it can seem so much simpler and so much.

easier when I was thinking about all the things I want to accomplish in my life in the next like 11 years. I thought, Oh my God, I can’t even like, it’s just going to be a list of like 5, 000 things. Like there’s no way I can even start because again, I’m just dramatic. I like to exaggerate. I was like, it’s going to take me.

days to write down all the things I want to do. And so I sat down and I found that in about an hour, I was like, yeah, it’s like everything I can think of, right? And then I walk away and I sat down a little bit later and thought again and wrote down some more things. But you guys, I’m still under like, that’s a couple hundred things.

Like it’s not this massive list that I thought of because at the core, I think most of us want so many of the same things. health, good friendships, good relationships with the people in our lives, family or others. We want to laugh a lot. We want to hang out with people that make us feel good. We want to go places and see things.

For some of us, that’s on the other side of the world. For some of us, that’s going one town over. It’s just, we like to think that we are these big complicated creatures and we are in some instances, but in many other ways, we’re just pretty Basic. And so in looking at my list, I was like, yeah, not as awe inspiring as I like to think.

It’s pretty basic stuff and pretty achievable stuff. The only difference is whether this time I will be able to actually keep this list out in the forefront, look at it daily, weekly, monthly, yearly, carry it with me, actually work on checking things off that list and moving toward getting to a future where I’ve accomplished a bunch of things.

And the beauty of this too, is that it’s never going to run out. As I check things off my list, I’m going to learn about new things and add them to my list. As I meet new people, they’re going to expose me to different things that I’ve never thought of before that I might want to go see or try or do or what have you.

So it’s an ongoing thing. The idea is to get a list together that doesn’t just take me through the next year, doesn’t just take me through the next decade, but takes me up until the day I die. And it’s okay that there are going to be things on that list. that never get checked off. That’s not the point.

This is not a to do list for life. It’s a to do list, but like it doesn’t have to be that everything is done. I think it would be so sad to get to the end and go, well, I’ve done everything on my list. Let me check off this last thing and now I can die. No, I want to get to the end and have like, well, there’s all these things I didn’t do, but I chose other things instead.

There are things that I used to want to do. that I don’t know if I want to do anymore. There’s places that I’ve put on my list that I used to want to live, but now I’m like, Meh, maybe. Why? Because I’ve lived other places that I like more. I’m a different person from when I wrote that thing down on my list.

I am excited to see where the next year takes me. And I’m excited to see where the next 10 years takes me. Because I’m excited to slow down. Stop trying to accomplish all the amazing things that I want to accomplish in a week, in a month, in three months and burning myself out. I’m excited to approach this with a longer term vision of let me see all the things that I can accomplish in a year by moving slowly toward them and consistently toward them.

Let me see all the things that I can accomplish in a decade by moving slowly and consistently toward it instead of trying to do everything at once. Because that has been my pattern in the past and it has never worked. So it would be really kick ass to get to 40 and then to get to 50 with a slow and steady completion rate versus this sporadic and chaotic incompletion rate.

So that’s what I’m thinking about having just turned 39, we will see what happens over the next year and we’ll see what happens over the next 11 years. But most of all, I think it’s really great to be going into it with this feeling of happiness and contentment and purpose. So I hope that this can inspire you as well and help you to go out there and make your own lists for what you want to accomplish over any period of time.

Thank you so much for listening to this episode. As always, you can get a hold of me on Instagram at liveworktravelig or you can send me something longer at hello@liveworktravel.com. I’ll be back next Monday with another episode. Until then, take care of yourself.

 


Introducción:

Y creo que en este mundo en el que vivimos hoy, existe esta obsesión con algún día en lugar de una obsesión con el ahora, cuando el ahora es todo lo que realmente tenemos. Y soy tan, tan culpable de esto. Pensaré algo como, sí, algún día quiero hacer XYZ en lugar de simplemente hacer un plan y hacerlo.

A veces es muy fácil poner excusas para las cosas en lugar de simplemente mirar los hechos concretos. En hacerlas realidad. Bienvenido al podcast Live Work Travel. Soy su anfitriona, Michelle Thomas, una ex maestra de secundaria que renunció a los 30 años para convertirse en una trabajadora independiente de seis cifras en digital Nomad.

En cambio, estás en el lugar correcto. Si está listo para aprender cómo el trabajo independiente puede ayudarlo a trabajar desde cualquier lugar, ganar mucho dinero y vivir la vida que usted diseña. Estoy compartiendo todo lo que he aprendido para llegar a donde estoy hoy para poder apoyarte en tu viaje porque este estilo de vida es simplemente demasiado bueno para no compartirlo.

Episodio:

Bienvenido de nuevo al podcast de viajes de LiveWork. Ayer fue mi cumpleaños y por eso estoy de muy buen humor. Disfruto tener un cumpleaños en diciembre porque se siente muy apropiado cumplir un nuevo año tanto para mí con mi cumpleaños como también con el Año Nuevo a la vuelta de la esquina y simplemente para reflexionar sobre las cosas que he logrado en el pasado. año y uno de ellos es este podcast.

Es absolutamente increíble pensar que comencé esto en febrero en Buenos Aires y que desde entonces ha ido saliendo de manera constante todas las semanas durante todo el año. Eso es realmente genial. Algo que definitivamente no tenía en mente en mi último cumpleaños, y es sólo gracias a las personas increíbles y maravillosas que me rodean que esto se ha vuelto realidad.

Tanto mis amigos, que creyeron en mí y me alentaron, como también las personas que me escucharon y me tendieron la mano y me alentaron a lo largo del camino. Y luego también mi equipo, cada persona que ha trabajado conmigo, algunos ahora se han ido y se han ido a otras cosas. Uno de los chicos que fue fundamental para ayudarme a poner en funcionamiento el sistema se fue a estudiar a un programa de maestría.

Estoy muy agradecido con él y con todos los que han estado involucrados con el podcast a lo largo de este año. Mi editor de podcast, José, en Argentina, de hecho, ha sido absolutamente maravilloso y ha asumido el cargo desde entonces, no recuerdo exactamente, pero creo que fue el segundo episodio. Creo que hice el primer episodio yo mismo, que en realidad lo dividí en dos partes, y fue un infierno.

Entonces decidí que no quería volver a editar otro episodio de mi podcast y encontré al increíble José y ha hecho un trabajo increíble. Él toma las divagaciones y cosas así que yo me siento y produzco y él elimina los errores y simplemente me hace sonar increíble. Y estoy increíblemente agradecido con él y tengo un nuevo asombro por la gente que hace edición de sonido.

Es una habilidad increíble y estoy muy agradecido de que él esté en mi vida y también en el resto del equipo. Hay personas que han ido y venido, pero ha sido un esfuerzo de equipo asegurarnos de que publiquemos este podcast cada semana, y ha sido una lección increíble para mí en términos de uso de sistemas para superar mis debilidades.

Supe desde el primer día que grabar un podcast sería algo emocionante para todos. cinco minutos, y luego me aburría y quería irme y hacer otra cosa. Y fue sólo comprensión desde el principio, si no hacemos algo al respecto, voy a dejar esto. Y eso significó desde el primer día diseñar un sistema que dijera, está bien, ¿cuál es nuestro objetivo?

Nuestro objetivo es salir todos los lunes sin descanso durante 100 episodios. Ese es nuestro objetivo. Eso es alrededor de dos años. Y teníamos que unir los sistemas rápidamente. para asegurarse de que eso sucediera, lo que significa que otras personas tuvieron que intervenir y decir, está bien, Michonne se olvidará de esto y se olvidará de aquello y lo otro.

Entonces vamos a diseñar sistemas. Nos gustaría quitarle este trabajo de encima. Ella nos enviará el podcast y nos encargaremos de hacer esta parte y esta parte y esta parte y esta parte y esta parte y sacarlo todo. Y revisamos y escribimos cosas, hicimos listas de verificación, organizamos todo esto y trabajamos juntos para producir realmente.

un sistema, puedo hacer la parte que me gusta. En realidad, para ser justos, no me gusta nada de eso porque odio, odio escuchar mi propia voz. Y creo que soy divagante y despistado, y lo soy porque así es como soy y pienso y esas cosas y todo eso, ¿verdad? Pero puedo hacer la parte que de alguna manera disfruto, que es hablar y compartir cosas que he aprendido con otras personas y sé que eso está ayudando.

Y luego viene mi maravilloso equipo para hacer el resto, para apuntalar las cosas y ayudarme, y sus puntos fuertes me ayudan con todas las demás cosas. en lo que no soy bueno. Así que no era ahí donde tenía intención de comenzar este episodio. Pero de todos modos, dejaré todo eso porque al pensarlo y reflexionar sobre ello, estoy muy agradecido por este podcast y todas las oportunidades que me ha brindado a lo largo del año para llegar a las personas y generar un impacto, lo cual es lo que amo.

Lo que había planeado para este episodio y hacia dónde se dirigirá ahora es pensar en el futuro. Y una de las cosas sobre las que he estado reflexionando es que tengo 39 años. En un año tendré 40. Y en 11 años tendré 50, ¿verdad? Esos son grandes cumpleaños, cumpleaños importantes. Es súper raro porque en mi cabeza todavía me siento como si tuviera 16 años.

Todavía tengo momentos en los que tomo decisiones, voy a lugares y hago cosas y me detengo y pienso, espera, ¿qué? ¿Quién me dio permiso para hacer esto? Por ejemplo, estoy con mi pasaporte en mi maleta en un aeropuerto y pienso que voy a ir a todos lados solo. ¿Cómo qué? ¿Cuando esto pasó?

Todavía me siento como un niño por dentro. Todavía siento que no lo tengo todo resuelto. Y una de las cosas hermosas es que cada año que pasa me doy cuenta de que nadie lo tiene todo resuelto. Y realmente no lo hacemos. Estamos constantemente aprendiendo y creciendo. Y entonces comencé a pensar en una de las cosas que pensé que ya habría descubierto, que es algo así como, ¿qué estoy haciendo en la vida?

¿Qué quiero de la vida y cómo llego allí? Y sabes, si me hubieras preguntado cuando era más joven y hubieras dicho, ¿cómo crees que será tu vida a los 39? Y me preguntarías esto, digamos, a los 14 años. Habría dicho, bueno, sí, bueno, fui a la universidad y luego conseguí un trabajo, y luego probablemente me casaré y tendré algunos niños.

Así es como pensaba que era la vida para todos, porque así era para mis padres. Habían ido a la universidad. Habían conseguido trabajo. Mi papá siguió trabajando. Mi madre fue ama de casa durante una buena parte de mi infancia. Y tenían un montón de hijos. Somos siete. Y así eran cuando tenían 39 años.

Estaban casados ​​y tenían hijos. Y ahí es donde la historia cae en muchas películas, programas de televisión, todas estas cosas, ya sabes, como si eso fuera lo que haces. Y ese es el tipo de arco que aprendes cuando eres joven. Muchas veces así, casarse y tener hijos es el final. Realmente nadie habla de nada después de eso.

Es como si toda tu vida joven estuviera en esta trayectoria de ir a la universidad, conseguir un buen trabajo, casarte, tener hijos, ¿y luego qué? Y existe este gran salto hacia la jubilación y nadie habla de todos esos años intermedios. 20 años, 30 años, lo que sea. Entonces, el yo más joven habría simplemente, sí, eso es probablemente lo que haré a los 39 años.

Y si alguien lo hubiera presionado y hubiera dicho, está bien, pero luego, ¿qué más estarías haciendo? No lo sé, igual que trabajar y criar hijos. No sé. Mi cerebro no estaba equipado para pensar en otras cosas. Y si alguien dijera ¿qué tal a los 50? Estaré como, no sé, simplemente trabajando. Porque eso es lo que haces.

Y mis hijos… probablemente estarán listos para ir a la universidad o algo así. No lo sé, ya sabes, simplemente habría sucedido todo esto. No lo sé, ahora tengo 39 años y es muy gracioso verlo porque a los 14 años habría pensado que tenía 39, Dios mío, como si tu vida se hubiera acabado. ¿Por qué no te acuestas y mueres ya?

Todavía me siento como un niño por dentro. Todavía siento que no lo tengo todo resuelto. Y una de las cosas hermosas es que cada año que pasa me doy cuenta de que nadie lo tiene todo resuelto. Y realmente no lo hacemos. Estamos constantemente aprendiendo y creciendo. Y entonces comencé a pensar en una de las cosas que pensé que ya habría descubierto, que es algo así como, ¿qué estoy haciendo en la vida?

¿Qué quiero de la vida y cómo llego allí? Y sabes, si me hubieras preguntado cuando era más joven y hubieras dicho, ¿cómo crees que será tu vida a los 39? Y me preguntarías esto, digamos, a los 14 años. Habría dicho, bueno, sí, bueno, fui a la universidad y luego conseguí un trabajo, y luego probablemente me casaré y tendré algunos niños.

Así es como pensaba que era la vida para todos, porque así era para mis padres. Habían ido a la universidad. Habían conseguido trabajo. Mi papá siguió trabajando. Mi madre fue ama de casa durante una buena parte de mi infancia. Y tenían un montón de hijos. Somos siete. Y así eran cuando tenían 39 años.

Estaban casados ​​y tenían hijos. Y ahí es donde la historia cae en muchas películas, programas de televisión, todas estas cosas, ya sabes, como si eso fuera lo que haces. Y ese es el tipo de arco que aprendes cuando eres joven. Muchas veces así, casarse y tener hijos es el final. Realmente nadie habla de nada después de eso.

Es como si toda tu vida joven estuviera en esta trayectoria de ir a la universidad, conseguir un buen trabajo, casarte, tener hijos, ¿y luego qué? Y existe este gran salto hacia la jubilación y nadie habla de todos esos años intermedios. 20 años, 30 años, lo que sea. Entonces, el yo más joven habría simplemente, sí, eso es probablemente lo que haré a los 39 años.

Y si alguien lo hubiera presionado y hubiera dicho, está bien, pero luego, ¿qué más estarías haciendo? No lo sé, igual que trabajar y criar hijos. No sé. Mi cerebro no estaba equipado para pensar en otras cosas. Y si alguien dijera ¿qué tal a los 50? Estaré como, no sé, simplemente trabajando. Porque eso es lo que haces.

Y mis hijos… probablemente estarán listos para ir a la universidad o algo así. No lo sé, ya sabes, simplemente habría sucedido todo esto. No lo sé, ahora tengo 39 años y es muy gracioso verlo porque a los 14 años habría pensado que tenía 39, Dios mío, como si tu vida se hubiera acabado. ¿Por qué no te acuestas y mueres ya?

Eres tan viejo. Y es gracioso, lo entiendo. Veo a chicos de 18, 19 años, 20 años más jóvenes que yo y digo, Dios, pareces tener 12. ¿Alguna vez fui tan joven? Entonces puedo ver cómo me miran y dicen: Dios, eres tan viejo. Ya sabes, es sólo que esta distorsión del tiempo es cuando somos jóvenes, no mucho mayores. Todavía me siento tan viejo.

Y luego, cuando seamos mayores, mirando hacia atrás, no mucho más jóvenes de lo que nosotros podemos sentirnos tan jóvenes. No puedo creer, realmente no puedo creer, que fui a la universidad hace más de 20 años. Porque cuando eres más joven, hablas con personas mayores que te dicen, bueno, ya sabes, hace 20 años, y tú dices, sí, eso es.

Es como toda una vida y pensé, bueno, en realidad son solo dos décadas, como si hubieran sucedido muchas cosas, pero en realidad no ha sido un gran paso de tiempo. De todos modos, estoy divagando un poco y divagando un poco aquí, pero pensando en eso, teniendo 39 años, pensando en cómo quiero que sea el próximo año de mi vida antes de tener 40, los próximos 11 años. Hasta que tenga 50 años, podría pasar por el.

décadas futuras después de eso, 60 y 70 y 80 y todo eso. La reflexión que estoy teniendo es sobre cómo dentro de un año o dentro de 11 años, cualquier cosa que quiera que suceda en mi vida debe comenzar hoy. La única manera de afectar dónde estoy en la vida a los 40, lo que estoy haciendo, las personas que me rodean, las cosas que tengo, las experiencias que he tenido, los recuerdos que he creado, todo eso comienza con hoy.

Lo mismo ocurre con los 50. Un año, es una buena cantidad de tiempo para pensar, ya sabes, piensas, creo que tengo una idea de cómo será el próximo año. La próxima década, eso puede parecer mucho, no sé, pueden suceder muchas cosas en los próximos 10 años. Muchas cosas no podrían suceder en los próximos 10 años, pero todas surgen de las decisiones que tomo hoy.

Y esto es algo tan poderoso que, y lo olvido todo el tiempo, y me siento frustrado por olvidarlo, es que tenemos el poder de diseñar nuestras vidas. Jim Rohn dice, si no te gusta algo, ya sabes, cámbialo. Si no te gusta el lugar donde vives, levántate y cámbialo. Mover. No eres un árbol.

Y eso es muy cierto. Como si no fuéramos árboles. Por ejemplo, estoy mirando por la ventana en este momento mientras nos grabo y veo árboles y alguien viene y los corta. El año que viene, estaré mirando muchos árboles, ¿verdad? Entonces a uno le puede pasar algo. Podría haber un rayo en una tormenta y el árbol podría caerse o un gran vendaval y uno podría caerse.

Pero en general mirando hacia afuera. En este grupo, muchos árboles. Estos árboles estarán aquí dentro de un año y muchos de ellos estarán aquí dentro de 10 años. Pero yo no soy esos árboles. Puedo cambiar y puedo hacer cosas diferentes y puedo elegir las diferentes cosas que quiero hacer, pero tengo que tomar esas decisiones.

Y esto me pasa mucho. No sé si a ti también te pasa. Me quedo atrapado pensando tanto en el panorama general que me abrumo demasiado para tomar decisiones más pequeñas que deben tomarse para conformar el panorama general; de esta manera, podemos usar una imagen como ejemplo.

Si tienes una fotografía, miras una fotografía de 5 por 7, ves lo que hay en la imagen grande, pero no ves todos los pequeños píxeles que la componen. Y así, los próximos 11 años de mi vida, llegar desde donde estoy hoy hasta donde quiero estar a los 50 se componen de todas las pequeñas decisiones que tomo a lo largo del camino.

Y tengo el poder de influir en ellos. Y lo olvido todo el tiempo. Creo que muchos de nosotros lo hacemos. Y es frustrante porque pienso que no sé dónde quiero estar a los 50. ¿Qué quiero en mi vida? La cuestión es que puedo sentarme y decidir. Puedo escribir y tener muy claro lo que quiero ser, hacer y tener a los 50.

Y luego puedo tomar medidas todos los días o todas las semanas, todos los meses, aquí y allá, para que eso suceda. Mientras tenga esa imagen clara frente a mí y luego realmente la persiga. Ahora, estoy totalmente feliz de admitir que soy pésimo en esto. Me encanta hacer planes. Y luego los guardo y nunca más los miro.

O, más exactamente, los pierdo en mi desorden digital. Estarán, ya sabes, en mi teléfono, en mi computadora o en un documento. Si no tengo cosas frente a mí, es casi como si no existieran. Tiene que ser muy, muy importante para que mi cerebro pueda retenerlo. Entonces, lucho. Hago hermosos planes para mi vida y luego me olvido de mirarlos nunca más.

Y no puedes… mantener el rumbo. Es como sacar un mapa, ¿no? Y estoy mirando este mapa, y estoy planeando todo este viaje por carretera de las cosas que quiero hacer, a dónde quiero ir, lo que quiero ver, y lo tengo todo trazado en el mapa, y luego lo doblo y lo guardo en un cajón, y nunca más lo miro.

Obviamente, el viaje por carretera no ocurre y no veo ninguna de esas cosas hermosas y sorprendentes. Y así es como funciona mi cerebro la mayor parte del tiempo. el tiempo. Entonces, en lo que he estado pensando es en desarrollar un mejor sistema y acostumbrarme a revisarlo con frecuencia, comprobarlo y asegurarme de que estoy progresando a lo largo del camino.

Así que hay un par de cosas en las que estoy trabajando. Uno es hacer una lista y tenerla en mente. Ahora bien, no me gusta hacer listas cuando se trata de intentar trazar los 97 pasos de un proyecto, ¿verdad? Puede resultar muy abrumador para mí. Pero me gusta hacer listas. Ahí es cuando se trata de cosas divertidas que quiero experimentar en mi vida y pueden ser grandes o pequeñas.

Pueden ser cosas como llevar a mis padres a Islandia. Eso es algo muy importante que quiero hacer en mi vida y quiero haberlo hecho con seguridad en los próximos 11 años. Absolutamente. Así que eso es algo importante que requerirá algo de planificación que requerirá todo eso. Pero también hay pequeñas cosas en mi lista como planificar un domingo en la cama.

Como algo legítimo, simplemente pasar el rato en la cama, ver películas, leer, relajarse. Los momentos habituales en los que paso todo el día en la cama son cuando tengo una resaca como ninguna otra. Y no es divertido entonces, cada vez que estoy en la cama con resaca, lo cual, por cierto, diré que cada vez es menos frecuente. Porque estoy orgulloso de eso este año también.

He logrado algunos avances definitivos con moderación y siendo más cuidadoso porque ya no puedo soportarlo más. Dos, tres tragos y tengo una resaca mortal. Pero de todos modos, normalmente cuando estoy acostado en la cama con resaca, pienso para mis adentros, esto es miserable. Voy a pasar todo el día en la cama. Estoy perdiendo un día y me siento como una absoluta mierda.

¿Por qué no elegí simplemente planificar un día en el que descansar, relajarme y disfrutar de verdad? Y esa es una de las cosas en mi lista. Quiero planificar días en los que simplemente esté holgazaneando y sin hacer nada. Y eso es bueno para mí porque tengo constantemente este sentimiento de culpa por ser productivo todo el tiempo.

Así que realmente quiero elegir disfrutar de cosas así. Entonces son dos cosas, ¿verdad? Algo grande, un viaje a Islandia y algo pequeño, simplemente tumbarse en la cama un domingo. Puedo hacer lo del domingo como el próximo domingo. Si elijo, es bueno para mí tener cosas como esas que sean accesibles y que pueda marcar en mi lista y decir, sí, lo estoy haciendo.

Y creo que en este mundo en el que vivimos hoy, existe esta obsesión con algún día en lugar de una obsesión con el ahora, cuando el ahora es todo lo que realmente tenemos. Y soy tan, tan culpable de esto. Pensaré algo así como, sí, algún día. Quiero hacer X, Y, Z, en lugar de simplemente hacer un plan y hacerlo.

A veces es muy fácil poner excusas para las cosas en lugar de simplemente mirar los hechos concretos y hacer que sucedan. Y la mayoría de nosotros, sin importar dónde estemos, tenemos la capacidad de sentarnos con lápiz y papel y decir: ¿cuáles son las cosas que me encantaría tener y hacer durante el próximo año? Podemos hacer esa lista y depende de nosotros sentarnos y hacerlo.

Y es realmente difícil. Lo encuentro muy difícil. A veces deambulo durante días sabiendo que realmente quiero sentarme y hacer esa lista, pero elijo activamente no hacerlo. Y no tiene sentido. No tiene absolutamente ningún sentido. Lo único que he podido descifrar es tal vez sentimientos de, ya sabes, como no merecer sentarme y hacer una lista de todo o lo que me gusta.

que es egoísta sentarme y hacer una lista de todas las cosas que quiero o no ser lo suficientemente bueno para perseguir y conseguir las cosas que quiero. Hay todas estas cosas subyacentes y simplemente se manifiesta en la procrastinación y en mí deambulando hasta el punto en que a veces me gusta mirarme en el espejo y pienso, literalmente estás tratando de sentarte y hacer una lista de todas las cosas buenas que quieres en tu vida y estás eligiendo hacer todo lo demás en lugar de eso.

Estás viendo Netflix. Vas a salir y piensas que trabajarás para no hacer eso. ¿Qué pasa contigo? ¿Que pasa con eso? No sé. Es extraño. No tiene sentido. Pero el otro día lo hice. Me senté y descubrí que era más fácil trabajar en papel que en la computadora, la computadora a menudo me recuerda al trabajo.

Así que a veces tengo que sacar de ahí cosas que son más creativas. Pero dije, fui a la tienda de manualidades y compré un rollo largo de papel y compré algunos marcadores y comencé a sentarme, me senté en el suelo y comencé a dejar las cosas. Como, vale, imaginar que tengo 50 años, cualquier cosa, todo.

¿Cuáles son las cosas que quiero haber hecho? ¿Cuáles son las cosas que quiero haber logrado? ¿Cuáles son las cosas que quiero? ¿Qué tipo de amigos quiero en mi vida? ¿Qué tipo de experiencias quiero haber tenido? ¿Cuáles son todas esas cosas que sigo posponiendo para algún día? Y fue una experiencia realmente útil.

Me alejé de ello y lo dejé fuera. Voy a regresar y agregar más porque, nuevamente, he hablado de esto en otros episodios, pero hay una sensación de abrumador cuando no comienzas con algo. Pero luego, cuando lo pones por escrito, puede parecer mucho más simple y mucho más.

más fácil cuando pensaba en todas las cosas que quiero lograr en mi vida en los próximos 11 años. Pensé, Dios mío, ni siquiera me puede gustar, solo será una lista de como 5000 cosas. Como si no hubiera manera de que pudiera empezar porque, de nuevo, soy simplemente dramático. Me gusta exagerar. Yo estaba como, me va a llevar.

Días para anotar todas las cosas que quiero hacer. Entonces me senté y descubrí que en aproximadamente una hora pensé, sí, es como todo lo que se me ocurre, ¿verdad? Y luego me alejé y me senté un poco más tarde, pensé de nuevo y escribí algunas cosas más. Pero chicos, todavía estoy bajo como, son un par de cientos de cosas.

Como si no fuera esta lista enorme en lo que pensé porque, en el fondo, creo que la mayoría de nosotros queremos muchas de las mismas cosas. salud, buenas amistades, buenas relaciones con las personas en nuestras vidas, familiares u otras personas. Queremos reírnos mucho. Queremos salir con personas que nos hagan sentir bien. Queremos ir a lugares y ver cosas.

Para algunos de nosotros, eso está al otro lado del mundo. Para algunos de nosotros, eso es pasar una ciudad. Es solo que nos gusta pensar que somos criaturas grandes y complicadas y en algunos casos lo somos, pero en muchos otros aspectos somos bastante básicos. Y entonces, al mirar mi lista, pensé, sí, no es tan inspirador como me gusta pensar.

Son cosas bastante básicas y bastante alcanzables. La única diferencia es si esta vez realmente podré mantener esta lista en primer plano, mirarla diariamente, semanalmente, mensualmente, anualmente, llevarla conmigo, trabajar para marcar cosas de esa lista y avanzar hacia llegar a un futuro donde he logrado un montón de cosas.

Y lo bueno de esto también es que nunca se acabará. A medida que tacho cosas de mi lista, aprenderé sobre cosas nuevas y las agregaré a mi lista. A medida que conozca gente nueva, me expondrán a diferentes cosas en las que nunca había pensado antes y que tal vez quisiera ver, probar, hacer o lo que sea.

Entonces es algo continuo. La idea es elaborar una lista que no sólo me lleve a través del próximo año, no sólo me lleve a través de la próxima década, sino que me lleve hasta el día de mi muerte. Y está bien que haya cosas en esa lista. eso nunca se marca. Ese no es el punto.

Esta no es una lista de cosas por hacer para toda la vida. Es una lista de cosas por hacer, pero no tiene por qué ser que todo esté hecho. Creo que sería muy triste llegar al final y decir, bueno, he hecho todo lo que estaba en mi lista. Déjame marcar esto último y ahora puedo morir. No, quiero llegar al final y decir, bueno, hay todas estas cosas que no hice, pero elegí otras cosas en su lugar.

Hay cosas que antes quería hacer. que ya no sé si quiero hacer. Hay lugares que he puesto en mi lista en los que solía querer vivir, pero ahora pienso, Meh, tal vez. ¿Por qué? Porque he vivido otros lugares que me gustan más. Soy una persona diferente a cuando escribí eso en mi lista.

Estoy emocionado de ver adónde me llevará el próximo año. Y estoy emocionado de ver adónde me llevarán los próximos 10 años. Porque estoy emocionado de reducir la velocidad. Deja de intentar lograr todas las cosas maravillosas que quiero lograr en una semana, en un mes, en tres meses y de agotarte. Estoy entusiasmado de abordar esto con una visión a largo plazo que me permita ver todas las cosas que puedo lograr en un año avanzando lentamente hacia ellas y de manera consistente.

Permítanme ver todas las cosas que puedo lograr en una década avanzando lenta y consistentemente hacia ellas en lugar de intentar hacerlo todo a la vez. Porque ese ha sido mi patrón en el pasado y nunca ha funcionado. Por lo tanto, sería realmente fantástico llegar a 40 y luego llegar a 50 con una tasa de finalización lenta y constante frente a esta tasa de finalización esporádica y caótica.

Así que eso es lo que estoy pensando al haber cumplido 39 años, veremos qué pasa durante el próximo año y veremos qué pasa durante los próximos 11 años. Pero, sobre todo, creo que es genial empezar con este sentimiento de felicidad, satisfacción y propósito. Así que espero que esto también pueda inspirarte y ayudarte a salir y hacer tus propias listas de lo que quieres lograr en cualquier período de tiempo.

Muchas gracias por escuchar este episodio. Como siempre, puedes contactarme en Instagram en liveworktravelig o puedes enviarme algo más extenso a hello@liveworktravel.com. Volveré el próximo lunes con otro episodio. Hasta entonces, cuídate.